Skip to content

Today's Creation Moment

Aug
16
Learn of God’s Loving Provision
Job 12:7-8
But now ask the beasts, and they will teach you; and the birds of the air, and they will tell you; or speak to the earth, and it will teach you; and the fish of the sea...
A number of species of fish live, apparently comfortably, in Antarctic waters as cold as the freezing temperature of sea water, which is a couple of degrees colder than fresh water. This presents us...
share

Genética que se auto-corrige

Génesis 1:12
Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su especie. Y vio Dios que era bueno.

La selección natural de Charles Darwin como la fuerza impulsora para la evolución fue abandonada casi un siglo atrás y fue reemplazado por mutaciones al azar. Todo libro de texto desde entonces ha afirmado que todas las variedades de plantas y animales extintos y vivientes han sido el resultado de mutaciones al azar. Sin embargo, la Biblia nos enseña que las plantas y animales se reproducen “según su especie”. Los biólogos de plantas de la Universidad de Purdue recientemente hicieron un descubrimiento asombroso que apoya la enseñanza de la Biblia.

Estos investigadores habían trabajado con una especie de planta de mostaza comúnmente utilizada en experimentos genéticos. A veces esta planta tiene una mutación que causa flores deformes. Dado que es una mutación recesiva, tales plantas no tienen ninguna información genética que les permitiría tener flores normales. Para su asombro, los científicos encontraron que el diez por ciento de estas plantas estaban produciendo críos con flores normales, incluso sin la correcta información genética. Las plantas pasaron por todo tipo de pruebas genéticas para ver si la correcta información genética puede ser encontrada escondida en lugares inesperados dentro de las plantas. Ninguna de la información genética correcta se encontró, y excluyeron la posibilidad de que la información genética incorrecta cambió de vuelta a la correcta.

Dios creó cosas vivientes para que se reproduzcan según su especie. Él ha hecho el ADN para que pueda corregirse a sí mismo. Aparentemente, Él ha incluido también otras formas de que las cosas vivientes hagan eso mismo.

Oración: 
Padre, Te agradezco que las cosas vivientes se reproducen según su especie, para nuestro bien y Tu gloria. Amén.
Notas: 
Science News, 4/9/05, p. 235, “Plants fix genes using copies from ancestors.”