Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
01
God Shows Us the Earth from Space
Job 26:7
“He stretcheth out the north over the empty place, and hangeth the earth upon nothing.”
The Earth floats in space, attached to nothing, surrounded by a thin layer of air. What science has only just learned, the Bible has taught for thousands of years! Yes, while other ancients pictured...
RSS
share

Es una guerra allá afuera

Salmos 71:2
Socórreme y líbrame en tu justicia; Inclina tu oído y sálvame.

El enemigo merodea los cielos de la noche, buscando. Pero sus posibles víctimas pueden tener sensibles detectores sonares que les permite huir antes de ser detectados. Si la presa es vista por el sonar, la presa tiene contra medidas, las que incluyen atascar el sonar del enemigo.

No, esta no es una escena de algún campo de batalla moderno. Más bien, es una descripción de cosas que suceden a nuestro alrededor. Muchos insectos, incluyendo las polillas, escarabajos y cigarras tienen censores que pueden detectar el sonar de un murciélago antes de ser vistos y apuntados por el murciélago. Cuando son apuntados, las polillas o doblan sus alas y caen a la tierra, o subirán en espiral erráticamente. El murciélago nunca sabe que esperar. Otras polillas enviaran chirridos en tonos altos que algunos científicos creen trastornan el sonar del murciélago. Aunque la mayoría de peces no pueden escuchar en la frecuencia del sonar del delfín, el sábalo norteamericano si puede. Pruebas de laboratorio han demostrado que el sábalo se retirará de los sonidos que simulan a delfines que están en búsqueda. Si el sonido se hace más fuerte, los sábalos se formarán en una bola apretada al lado opuesto del tanque, haciendo de esta manera que cualquier pez individual sea menos probable una víctima del delfín.

Nuestros más grandes enemigos, el pecado y sus resultados, no son tan fácilmente evadidos. Pero gracias a Dios que podemos huir, por las heridas de Cristo y por el perdón de nuestros pecados, para que así podamos conocer el amor de Dios.

Oración: 
Te agradezco, Padre, que puedo escapar de Tu castigo por mis pecados a través del sufrimiento inocente de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Science News, 5/14/05, p. 315, “Biological Arms Race.”