Skip to content

Today's Creation Moment

Dec
22
Microbe Argues for God's Unlimited Creativity
Genesis 1:20
"And God said, Let the waters bring forth abundantly the moving creature that hath life, and fowl that may fly above the earth in the open firmament of heaven."
Aluminum, the most abundant metal in the Earth's crust, is usually thought to be poisonous to life. When aluminum becomes too concentrated in soil, it will greatly reduce crop yield. No known living...
RSS
share

El monstruo con 24 brazos

1 Pedro 5:8
Sed sobrios y velad, porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar.

Un verdadero monstruo ronda el suelo del océano desde las Islas Aluetianas hasta el sur de California. Es un terror incluso para los moradores relativamente grandes del fondo marino. Este monstruo come muchas cosas, en su menú incluye a los cangrejos ermitaños, las almejas, los pepinillos del mar, los erizos del mar y aún abalones. Este monstruo tiene aparentemente el inocente nombre de Estrella Girasol.

La Estrella Girasol empieza la vida como una larva microscópica, muy parecida a otras estrellas de mar. Pero al crecer, sobrepasa cualquier cosa que otras estrellas puedan alcanzar. Sus cinco brazos se convierten en más brazos cuando crecen y pueden llegar finalmente a tener hasta 24 brazos. Para ese entonces pueden alcanzar un ancho de 39 pulgadas (99.06 centímetros). Aunque su tamaño no limita su velocidad. La estrella girasol utiliza 15.000 conductos de pie para moverse 5 pies (1.5 metros) por minuto. Esto es posible porque, como otras estrellas de mar, el esqueleto de la Estrella Girasol está hecho de sólo unas pocas piezas de malla esquelética, haciendo que se más flexible. Es de un terror tal para otras criaturas que cuando le sienten acercarse huyen a velocidades sorprendentes. Incluso el abalone del norte, que por lo general se mueve perezosamente, huye con la esperanza de que la Estrella Girasol no le capture.

La Biblia nos urge de nuestra parte que estemos vigilantes porque nuestro enemigo espiritual es un monstruo que busca entramparnos en pecado. Podemos estar agradecidos de que Cristo Jesús ha provisto tanto la liberación como la protección de este monstruo.

Oración: 
Señor, Te agradezco que me hayas rescatado del diablo. Ayúdame a estar vigilante para poder resistir a sus trampas. Amén.
Notas: 
Royal British Columbia Museum, Victoria, British Columbia, “The Sunflower Star,” http://www.royalbcmuseum.bc.ca.