Skip to content

Today's Creation Moment

Feb
10
Esteemed Creationists Defend a Young Earth
Genesis 2:1-2
"Thus the heavens and the earth were finished, and all the host of them. And on the seventh day God ended his work which he had made; and he rested on the seventh...
On our previous Creation Moments program, we told you about several esteemed scientists with advanced degrees who believe in biblical creation. Today I'm going to tell you what some of these...
share

El maestro de la luz

Salmos 96:9
Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad; temed delante de él, toda la tierra.

A lo largo de cientos de años, la ciencia ha aprendido mucho acerca de la manipulación de la luz. Y unque que los láseres y los cristales líquidos pueden parecer muy sofisticados, algunas de las criaturas de Dios nos muestran cuanto más hay que aprender.

La mariposa morfo azul es una de las mariposas más brillantes de la naturaleza pero cuando se la mira de cerca bajo luz artificial parece ser de un color gris-café opaco. Sin embargo, en la luz del sol su color cambia a un azul brillante. Puede hacer esto porque las escamas en sus alas forman un tipo de difracción rallada llamada brecha de banda fotónica. Esta difracción rallada se forma por medio de un preciso espaciamiento de las escamas de modo que son similares a la longitud de la luz del sol. Cuando la luz blanca llega al rallado, se descompone en varios colores. Las olas rojas de luz se cancelan entre sí y todos los demás colores se esparcen, excepto el azul. Como resultado, el color azul nunca se opaca, y es tan intenso que puede verse hasta media milla de distancia. Los científicos comentan que aún no sabemos como hacer una estructura óptica tan compleja.

La mariposa morfo azul, con toda su ingeniería precisa, es un testimonio de la habilidad y amor de la belleza de nuestro Creador. Él considera la santidad la más grande belleza – una belleza dada a nosotros a través del sufrimiento y muerte de Su Hijo, Cristo Jesús.

Oración: 
Gracias, Padre, por la luz de Tu verdad y por darnos la belleza de la santidad de Cristo. Amén.
Notas: 
Discover, 8/05, pp. 42-47, George M. Whitesides, “Illuminated Life.”