Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
23
After Their Kinds
Genesis 1:12
“And the earth brought forth grass, and herb yielding seed after his kind, and the tree yielding fruit, whose seed was in itself, after his kind: and God saw that it was...
How wonderful! Your dog has just had puppies! But do you now have to sort through the litter and make sure there are no baby giraffes or kangaroos? In God’s account of creation in Genesis 1, we...
RSS
share

Ama tus anémonas

Salmos 46:9
...que hace cesar las guerras hasta los fines de la tierra, que quiebra el arco, corta la lanza y quema los carros en el fuego.

El mundo que Dios creó para nosotros y en el cual tenía la intención de que vivamos no tenía guerras y no había muerte porque no había ningún pecado. Una vez que el primer hombre, Adán, trajo el pecado al mundo, el asesinato, las guerras y las enfermedades descendieron sobre toda la creación incluyendo al mundo animal.

Aunque las anémonas del mar pueden parecen criaturas relativamente pacíficas, los investigadores han descubierto que tienen un ejército sofisticado tanto de guerreros como de exploradores. Las anémonas de California que fueron estudiadas vivían en colonias de individuos genéticamente idénticos. A menudo otra colonia de tales clones, pero genéticamente diferentes de la primera colonia, viven muy cerca. Las colonias están separadas por un paso estrecho de anémonas que no son clones. Mientras que los individuos genéticamente idénticos se llevan entre sí dentro de cada colonia, se involucran en guerras con la colonia vecina. Algunos de los individuos, los guerreros, tienen tentáculos que no se utilizan para agarrar alimento, sino que más bien se utilizan para azotar con células ardientes a las anémonas invasoras. A veces los exploradores entrarán en la tierra de los no clones de nadie entre las colonias. Las no clones parecen ser guardias que pican a cualquier explorador que entra en su territorio de cualquier colonia. Los investigadores quedaron asombrados de encontrar un sistema social tan complejo y la tendencia para la guerra entre las anémonas.

Mientras que la guerra es algo que añadimos a la creación cuando pecamos, sólo Cristo Jesús puede darnos una verdadera paz con Dios.

Oración: 
Príncipe de Paz, dame Tu paz en medio de un mundo lleno de guerras y rumores de guerras. Amén.
Notas: 
Science News, 6/4/05, p. 355-356, S. Milius, “Anemone Wars.”