Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
25
For the Sheer Joy of Variety!
Isaiah 45:9
“Woe unto him that striveth with his Maker! Let the potsherd strive with the potsherds of the earth. Shall the clay say to him that fashioneth it, What makest thou? or...
Did you ever try to plan all the details of a simple project? How many plans do you think the Lord had to make when He created living things? A billion? A billion times a billion? We all know that it...
RSS
share

¿Qué aspecto tenían en realidad?

Proverbios 14:22
¿No yerran los que traman el mal? Pero misericordia y verdad alcanzarán a los que planean el bien.

Los dibujos y modelos de criaturas extintas que están basadas en evidencia fósil, por lo general se hace referencia a ellos como reconstrucciones. ¿Aunque nadie jamás ha visto a ninguna de estas criaturas vivas, que tan acertadas pueden ser las reconstrucciones, por ejemplo del supuesto hombre-mono del que ahora hacen referencia los políticamente correctos como, “pre-humano”?

Hace unos pocos años atrás el National Geographic publicó los resultados de un estudio esbozado para contestar esta misma pregunta. Cuatro distintos artistas reconstruccionistas recibieron moldes de pedazos de huesos fósiles. A los artistas se les dijo que los paquetes idénticos de moldes fósiles, habían sido clasificados como Homo habilis. Entonces, dependía de cada artista hacer su propia investigación para reconstruir a la criatura original. Estos cuatro artistas distintos presentaron cuatro reconstrucciones muy diferentes la una de la otra. Tres de los artistas ofrecieron criaturas terrestres, mientras que uno ofreció una criatura que vivía en los árboles. La musculatura se diferenciaba entre cada una de las reconstrucciones, así también la cantidad de pelo que tenían. Las características faciales abarcaban el rango desde muy parecidos a monos hasta casi humanos. Lo que este experimento demostró es que las reconstrucciones que vemos en las exhibiciones de revistas y museos aparentemente para apoyar la evolución son más arte que ciencia.

En un mundo lleno de tanta falsa percepción y desengaño, podemos estar agradecidos por la Palabra de Dios, que es absolutamente tanto confiable como verdad. Lo más importante, es que no solo nos muestra meramente nuestro pecado, sino el amor de Dios para con nosotros en el perdón de los pecados en Su Hijo, Cristo Jesús.

Oración: 
Padre, Te agradezco por Tu Palabra que es verdad y que me habla de mi Salvador, Tu Hijo, Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Creation, 9-11/00, p. 6, “Artists’ Impressions.”