Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
25
For the Sheer Joy of Variety!
Isaiah 45:9
“Woe unto him that striveth with his Maker! Let the potsherd strive with the potsherds of the earth. Shall the clay say to him that fashioneth it, What makest thou? or...
Did you ever try to plan all the details of a simple project? How many plans do you think the Lord had to make when He created living things? A billion? A billion times a billion? We all know that it...
RSS
share

¿Qué valor tiene la música?

Génesis 4:21
Y el nombre de su hermano fue Jubal, el cual fue padre de todos los que tocan arpa y flauta.

La Biblia nos dice que las generaciones más antiguas de los seres humanos hacían música. Para cuando era la octava generación de hombres llegó, Jubal, un miembro de esa generación que pudo sobrevivir y proveyó instrumentos musicales. Sin embargo, del lado evolucionista de las cosas, la habilidad musical parecería no proveer ninguna ventaja de supervivencia. No obstante, el cerebro humano devota considerables recursos al procesamiento de la música.

Nuestro amor por la música está alambrado en nuestro cerebro. Cada uno de nuestros órganos de los sentidos es importante para el disfrute de la música. Y cada uno de estos órganos está ligado a su propia parte del cerebro que es responsable para que experimentemos la música. Algunas partes del cerebro están reservadas para la memoria que almacena música. Otras partes del cerebro están dedicadas a intentar entender toda la pieza musical, almacenadas en la memoria. Aún más interesante es que uno no necesita escuchar música para activar las varias partes del cerebro que se dedican a la música. La tomografía por emisión de positrones revela que una persona sólo necesita imaginarse la música para que estas porciones del cerebro se activen.

La habilidad de hacer o apreciar la música no nos ofrece ningún valor aparente de supervivencia, y por lo tanto, de acuerdo a la teoría de la evolución, no debe haberse evolucionado. Sin embargo, nuestros cerebros, y ciertamente, todos nuestros sentidos, están diseñados para hacer y apreciar la música. El mensaje obvio aquí es que la evolución no tuvo nada que ver con la formación de los seres humanos. Más bien, fuimos creados por Dios que ama la música y quiere que le alabemos con la música.

Oración: 
Padre, Te agradezco por Tu don de la música y la habilidad de apreciarla. Amén.
Notas: 
Science Frontiers, No. 141, 5-6/02, “Why Music?”