Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
18
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

El mejor poder de la flor

1 John 1:8
Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y la verdad no está en nosotros.

En Momentos de la Creación hemos hablado acerca de unas pocas orquídeas que engañan a las abejas y a otros polinizadores para poder reproducirse. En realidad, se han descubierto varios cientos de orquídeas que engañan a los polinizadores con falsas señales sexuales. Sin embargo, tan sólo recientemente se ha descubierto al engañador por excelencia, y hace que su engaño funcione no sólo mejor, sino distinto a los demás.

La especie, conocida por su nombre en latín como O. speculum, se parece en algo a la hembra de una especie de avispa que la poliniza. Sin embargo, el aroma es un arma secreta. Mientras que la mayoría de orquídeas que se involucran en este tipo de engaño mezclan más de una docena de químicos para crear el olor de la hembra de la especie que le poliniza, esta nueva orquídea se especializa. Ésta crea sólo diez químicos, todos inusuales, a los cuales las avispas responden. Uno de estos químicos tan sólo se había visto anteriormente en las abejas de miel. Y mientras que otras orquídeas podrían atraer sólo polinizadores inexpertos, esta nueva orquídea atraerá incluso a las avispas experimentadas. Hace esto al efectuar un mejor trabajo de crear el atrayente de la avispa que lo que hace la misma avispa hembra.

Obviamente, las orquídeas no saben nada acerca de la química, y no pudieron estudiar a las avispas antes de ser polinizada. Este arreglo es claramente la obra de un sabio Creador, que creó tanto a la avispa como a la orquídea.

Oración: 
Padre, ayúdame a no ser engañado por el pecado, sino siempre pon mi confianza en el perdón de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Science News, 2/1/03, pp. 67-68, S. Milius, “Better Than Real.”