Skip to content

Today's Creation Moment

Jun
25
Are Biblical Creationists a Stumbling Block?
Mark 10:5-6
"And Jesus answered and said unto them, For the hardness of your heart he wrote you this precept. But from the beginning of the creation God made them male and...
In his excellent article in Creation magazine "Jesus on the Age of the Earth", Carl Wieland reports that the standard secular timeline of billions of years for the age of the universe is "accepted by...
share

El bicho que madruga le toca el agua

Job 38:26
...haciendo llover sobre la tierra deshabitada, sobre el desierto, donde no vive ningún ser humano...

¿Cómo se consigue el agua necesaria en un desierto donde casi nunca llueve? A menudo hemos visto aquí como los diseños de Dios en la naturaleza nos muestran diseños prácticos que nunca podríamos imaginar. El escarabajo acapara-agua nos provee de un ejemplo más sobre esto.

Este escarabajo en particular se encuentra al sudoeste del África en el Desierto de Namibia donde casi nunca llueve. Temprano por la mañana, la niebla cae sobre el desierto. Cualquier agua que pueda condensarse rápidamente se evapora por el sol y los vientos diarios que vienen después en el día. Pero los escarabajos están despiertos desde muy temprano para recolectar el agua de la niebla sobre sus espaldas. Su cascarón trasero tiene pequeños hoyos de alrededor de medio milímetro en diámetro. La parte superior de los hoyos están revestidos de un material ceroso que repele el agua. Así que cuando grandes gotas de agua se acumulan en los hoyos ruedan hacia los valles cerosos, y desde esos valles cerosos hacia la boca del escarabajo. Los investigadores han duplicado la cobertura del escarabajo y encontraron que estos cobertores pueden ayudar en la supervivencia del hombre en el desierto.

Este diseño también nos enseña que estos escarabajos, y todas los demás miles de cosas vivientes en la creación, no fueron producidas por una evolución sin discernimiento, sino por un Creador amoroso y cuidadoso.

Oración: 
Señor, te agradecemos por todos tus buenos regalos de estación, incluso la lluvia, pero sobre todo te agradecemos por tu amor. Amén.
Notas: 
nytimes.com/2001/11/06/science/06OBSE.html