Skip to content

Today's Creation Moment

Mar
28
An Antarctic Forest
Romans 8:38-39
"For I am persuaded that neither death nor life, nor angels nor principalities nor powers, nor things present nor things to come, nor height nor depth, nor any...
As we learn more about the history of our planet, it's becoming increasingly obvious that the Earth has had many faces over its history. Remains of tropical forests have been found within 400 miles...
share

El sorprendente pez payaso

Hebreos 4:16
Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro.

Las a menudo bellas, pero siempre mortales anémonas de mar son básicamente una boca y estómago, rodeados por brazos aferradores y que causan picazones fijados al suelo del mar. Cuando un pez que pasa se roza contra sus brazos, miles de células microscópicas que pican en cada brazo se disparan atontándolo. Luego los brazos empiezan lentamente a llevar el pez hacia y adentro de la boca de la anémona al centro de los brazos.

Es este mortal ambiente que el pez payaso llama hogar. El pez payaso lleva ese nombre por sus colores brillantes, pero su nombre también podría aplicarse a muchos aspectos de su estilo de vida. El pez payaso viven entre los peligrosos brazos de la anémona sin ser herido porque se recubre a sí mismo con la misma mucosidad que previene que los brazos se piquen entre sí. Y por supuesto, los brazos proveen al pez payaso con un refugio seguro lejos de sus enemigos.

Los peces payaso se aparean de por vida, cada par buscando su propia anémona. Sus críos gradualmente empiezan a poblar anémonas vecinas. Pero si la hembra muere, el macho se cambiará en hembra y buscará una pareja de entre los mayores de sus críos machos sin pareja.

Claramente el arreglo entre la anémona y el pez payaso fue diseñado para ser de esa manera desde el principio. Aquellos que piensan que este arreglo evolucionó deben inventar una explicación imaginativa de cómo el pez payaso aprendió a protegerse de los peligrosos brazos de la anémona. No, la sabiduría y belleza de esta relación es característica del Creador

Oración: 
Oración: Amado Señor, Te agradezco por la gran belleza que nos rodea en la creación cada día. Permite que Tu gracia perdonadora sea mi protección en mis relaciones con otros. Amén.
Notas: 
Rotman, Jeffrey L. 1984. “Living world.” Science 84. p. 28.