Skip to content

Today's Creation Moment

Nov
27
The Most Sensitive Mammal on Earth
Romans 8:28
"And we know that all things work together for good to them that love God, to them who are the called according to his purpose."
No matter where you live, it is likely that a wondrous creature is, right now, at work in or near your lawn. This creature has more ability to sense the things going on around him than a...
RSS
share

Los días en Génesis

Génesis 1:5
Llamó a la luz ‘Día’, y a las tinieblas llamó ‘Noche’. Y fue la tarde y la mañana del primer día.

Silenciosamente una inmensa y poderosa forma se desliza a través de la profundidad, el frío y la oscuridad del mar. Los hombres dentro del submarino nuclear no han visto ni el sol ni la luz del día durante meses, sin embargo cada uno sabe que día es. Los hombres saben qué día y qué hora es aún sin ver la luz del día, porque el movimiento del sol – como un reloj – sólo mide el tiempo; no lo crea.

Dios tampoco necesita que el sol mida el tiempo. Cuando Él nos dice en Génesis 1 que Él creó todo en seis días y que descansó en el séptimo día, sabemos que son días como los nuestros, aunque el sol no fue creado hasta el cuarto día. Algunas personas se preguntan si los días de Génesis 1 podrían ser días figurativos. Bueno, el mejor intérprete de las Escrituras es las Escrituras mismas. ¿Qué es lo que dice?

La palabra traducida “día” en Génesis 1 es la palabra hebrea yom. Cuantas veces ésta palabra es usada en cualquier parte del Antiguo Testamento con un número- como 10 yoms- siempre significará 24 horas de un día. Y cuantas veces la palabra yom es usada en cualquier parte en el Antiguo Testamento con la frase “noche y día” siempre significará 24 horas de un día.

Si regresamos a Génesis 1, veremos que el Espíritu Santo ha asegurado que ambos usos de estas normas estén en vigor y así aseguren que ¡Los días del Génesis son como los nuestros!

Oración: 
Oración: Te agradezco, Señor, que Tu Palabra es clara y verdadera. Que Tu palabra corrija tanto mi entendimiento como mi vida y no permita que mi propio orgullo me haga sordo y ciego a Tu Palabra. Por el amor de Jesús. Amén.
Notas: 
Bartz, Paul A. 1988. “Days in Genesis one and the week.” Bible Science Newsletter, Aug. p. 10.