Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
18
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

El corazón habla al cerebro

Matthew 6:21
...porque donde esté vuestro tesoro, allí estará también vuestro corazón.

Un consejo común es “Haz lo que tu corazón te dicte”. La literatura, tanto moderna como antigua – incluyendo la Biblia – habla del corazón como algo mucho más que una vital e insensible bomba. Nuevas investigaciones han demostrado que estas referencias al corazón podrían no estar muy equivocadas.

¡Los investigadores hoy en día describen al corazón como un órgano “inteligente” que regularmente se comunica con otras partes del cuerpo, inclusive dando consejo al cerebro! Resulta que el corazón confecciona toda una familia de hormonas para llevar sus mensajes.

Las descripciones modernas del cuerpo humano por lo general utilizan lenguaje muy materialista para describirlo. Todos hemos escuchado que no estamos hechos de nada más que agua y unos pocos dólares de químicos comunes. El corazón a menudo es descrito como una bomba. La existencia humana es reducida a nada más que a unos pocos años en esta tierra. Pero el cuerpo humano es una sinfonía milagrosa de partes dependientes e interrelacionadas, cada una cuidadosamente diseñada con las otras en mente.

Los descubrimientos médicos, como este descubrimiento sobre el corazón, añaden peso y significado a la descripción de la Biblia sobre la creación. El corazón es más que una bomba. Los seres humanos son más que agua y unos pocos dólares de químicos. Así que podemos concluir que la existencia humana también es más que los pocos años que pasamos sobre la tierra. Y esto nos dice el por qué es importante que nosotros aprendamos sobre lo que Dios ha hecho a través de Cristo Jesús, para que podamos tener una eterna relación con Él.

Oración: 
Oración: Amado Padre celestial, Te agradezco por la riqueza de Tu amor por mí. Te agradezco que me amaras cuando yo no Te amaba y Tú no escatimaste ningún gasto, ni siquiera la vida de Tu único Hijo, para que yo pueda recibir el perdón de los pecados. Amén.