Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
02
One Smelly Amoeba
Job 9:25-26
"Now my days are swifter than a post: they flee away, they see no good. They are passed away as the swift ships: as the eagle that hasteth to the prey."
Not all dangerous predators can be seen. One of the most dangerous predators in a drop of pond water is Amoeba proteus. This amoeba literally terrorizes its one celled pond mates because they can...
RSS
share

El río desaparecido

Génesis 7:11
Aquel día del año seiscientos de la vida de Noé, en el mes segundo, a los diecisiete días del mes, fueron rotas todas las fuentes del gran abismo y abiertas las cataratas de los cielos…

En Italia el río se llama Río Timavo, y parte de él está desaparecido. El río realmente empieza en Yugoslavia, y finalmente llega al Mar Adriático a través de Italia. Sería suficientemente extraño si el comienzo del río estuviera desaparecido, pero en este caso es el medio del río que está desaparecido.

¿Por qué desaparece el río? Fluye sobre piedra arenisca sobre piedra caliza porosa karst, que es muy parecido al queso suizo. Cuando el río desgasta la piedra arenisca, empieza a filtrarse en los huecos de la piedra caliza. Al hacerlo, disuelve la piedra caliza, cortando una cama subterránea para sí mismo. En algunas partes el río baja a casi 1.000 pies (305 metros) bajo tierra.

En el lugar donde el Río Tumavo fluye saliendo de la tierra hacia el mar, encontramos un retrato miniatura y tranquilo de las grandes fuentes de agua dentro de la tierra que fueron liberadas cuando las fuentes de lo profundo se rompieron al principio del Diluvio de Génesis. ¡Mientras que un diluvio mundial puede parecer demasiado inusual de creer para la geología moderna, los fenómenos más extraños son conocidos por la geología – como el Río Timavo!

Oración: 
Oración: Amado Señor, si Tú te limitaras a trabajar en formas que podríamos resolver nosotros mismos, Tú serías tan limitado como nosotros. Permite que este hecho informe mi fe cuando tengo pasajes difíciles de entender en Tu Palabra la cual muchos en el mundo se rehúsan a creer. Amén.
Notas: 
Hansen, James. 1984. “The river vanishes.” Science 84. p. 84.