Skip to content

Today's Creation Moment

Jul
31
And a Little Child Shall Lead Him
Isaiah 11:6
"The wolf also shall dwell with the lamb, and the leopard shall lie down with the kid; and the calf and the young lion and the fatling together; and a little child...
In the early 1950s, people were stunned when former Soviet spy Whittaker Chambers testified that Alger Hiss, an American government official, was spying on the U.S. for Russia. In his book Witness,...
share

No solo seis números

Isaías 40:28a
¿No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra? No desfallece ni se fatiga con cansancio...

Incluso los astrónomos y cosmetólogos que creen en la evolución reconocen que las condiciones tienen que ser las exactamente correctas a través del universo para que pueda ser posible cualquier vida. Por ejemplo, la tierra debe estar justo a la distancia indicada del sol. Ellos llaman a esto el principio antrópico.

En su libro, Sólo Seis Números, el Real Astrónomo Británico, Martin Rees, sugiere que seis valores físicos son cruciales para que un universo sostenga la vida. Si, cuando un universo se forma, y cualquiera de estos seis números no es precisamente el correcto, la vida será imposible en ese universo. Por ejemplo, cuando el helio se forma del hidrógeno en el sol, siete milésimas de su masa se vuelen energía, lo que calienta la Tierra. Si un universo se forma donde sólo seis milésimas de la masa se convertiría en energía, ninguna adhesión se podría dar y no habrían estrellas. El universo sólo tendría hidrógeno. Eleve el valor a ocho milésimas y el hidrógeno se fusionaría al helio demasiado rápido, y todas sus estrellas se habrían apagado para ahora. Así mismo, si los valores de los otros cinco factores que Rees enumera no fueran precisamente lo que son en nuestro universo, la vida misma sería imposible.

Un físico, asombrado por tal orden preciso, sugirió que estos hechos por último nos deben llevar a un Creador divino. Ese Creador divino no es meramente números, sino un sabio, amoroso Dios que envió a Su único Hijo para salvarnos de nuestros pecados.

Oración: 
Oración: Asombrado por Tu creación, Señor, Tu salvación me hace humilde. Amén.
Notas: 
Discover, 11/00, pp. 64-69, “Why Is There Life?”