Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
24
The Sun, Moon and Stars
Psalm 8:3-4
“When I consider thy heavens, the work of thy fingers, the moon and the stars, which thou hast ordained; What is man, that thou art mindful of him? and the son of man,...
What is the most awesome show of God’s power? It may not be what you think. In Psalm 8:3 4, the psalmist is led to exclaim, “When I consider Your heavens, the work of Your fingers, the moon and stars...
RSS
share

Secretos felinos

Génesis 2:20
Y puso Adán nombre a toda bestia, a toda ave de los cielos y a todo ganado del campo; pero no se halló ayuda idónea para él.

Una reciente encuesta de dueños de mascotas reveló que los norteamericanos hoy en día tienen como mascotas más gatos que perros. Aunque los perros pueden ser los “mejores amigos del hombre”, los gatos han sido considerados, en ciertas culturas los compañeros de elección.

Los científicos han encontrado que la creencia popular de que los bigotes del gato miden el ancho de un espacio al cual está por entrar es un error. Los gatos tienen entre 25 y 30 bigotes largos en su cabeza. Cada bigote está unido a su propio nervio en la piel, permitiendo que el gato determine con precisión cada rama cuando maniobra entre los matorrales.

Una mirada fija entre dos gatos se la puede considerar como un desafío. Pero un parpadeo lento es señal de aceptación. Si usted tiene un gato, intente cerrar sus ojos lentamente y luego volverlos a abrir; usted encontrará que su gato le devolverá su señal como una señal de amistad. ¿Y sabía usted que puede usar a su gato para medir la temperatura de una habitación? El Dr. Hans Precht, un experto alemán en animales, encontró que si la temperatura de una habitación es de más de 70° grados F (21° C), un gato prefiere recostarse en una posición recta con la cabeza levantada y las patas extendidas. Desde este punto, mientras más fresca la habitación, más envuelve su cuerpo y mientras más mete su cabeza, hasta que, en los 55° F (12° C), el gato se encuentra envuelto como en una bola con su cabeza contra su pata trasera.

Gracias a Dios Él sabe que necesitamos compañerismo. Después de todo, Él creó a los humanos para tener eso mismo, un compañerismo con Él. Pero nosotros no somos como las mascotas, por esta razón Él no escatimó nada, ni siquiera la vida de Su Hijo, para salvarnos del pecado.

Oración: 
Oración: Amado Padre, Te agradezco por el compañerismo que proveen las mascotas. Ayúdame a valorar más el compañerismo contigo sobre todas las relaciones. En nombre de Cristo Jesús. Amén.