Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
18
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

El ave más extraña del mundo

Génesis 18:14a
¿Acaso hay alguna cosa difícil para Dios?

Uno podría decir que el Hoatzín sudamericano es verdaderamente un ave extraña. Es sorprendente verlo con su piel azul y ojos rojos, luciendo una cresta de cuatro pulgadas de plumas puntiagudas sobre su cabeza. Los pequeños hoatzines tienen garras en sus alas, que les permite subir árboles igual que un mono. El ave se convierte en un experto nadador bajo el agua antes de aprender a volar.

El Hoatzín tiene una rara característica más que los científicos encuentran de lo más desconcertante. El noventa y cinco por ciento de su dieta son hojas. Es la única ave conocida que digiere su comida de la misma manera que lo hacen las vacas y otros rumiantes. Igual que los rumiantes, el Hoatzín utiliza bacteria para descomponer el material de las plantas que come en una clamara especial sobre su estómago.

¿Cómo explican los evolucionistas esta rareza? Como dijo un científico evolucionista que ha estudiado al Hoatzín durante décadas, “Los hoatzín no parecen seguir las reglas de la evolución”. Aunque admitió ser creativo al poder tener explicaciones evolucionistas para las distintas criaturas, dijo que él nunca pudo arribar a una explicación evolucionista del arreglo digestivo del Hoatzín.

Esto nos lleva a glorificar a Dios por un aspecto más de Su obra creativa. Al crear al Hoatzín, pudo diseñar una criatura que desafía cualquier explicación que los humanos puedan intentar inventar para negar que Él es el Creador. ¡Verdaderamente la creación declara Sus obras!

Oración: 
Oración: Amado Padre, te agradezco que tu obra lleva el testimonio de tu existencia mucho mejor de lo que pudiera hacerlo cualquier ser humano. Sin embargo, nosotros sabemos de tu amor para con nosotros en Cristo y sobre el evangelio del perdón a través de Cristo a otros en este mundo. Permíteme ofrecer este testimonio. En Nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Cowen, Ron. 1989. “Alimentary, my dear Hoatzin.” Science News, v. 136, Oct. 21. p. 269.