Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
24
The Sun, Moon and Stars
Psalm 8:3-4
“When I consider thy heavens, the work of thy fingers, the moon and the stars, which thou hast ordained; What is man, that thou art mindful of him? and the son of man,...
What is the most awesome show of God’s power? It may not be what you think. In Psalm 8:3 4, the psalmist is led to exclaim, “When I consider Your heavens, the work of Your fingers, the moon and stars...
RSS
share

Los estranguladores de avispones

Salmos 118:12a
"Me rodean como abejas...."

Todos sabemos que cuando las abejas vuelan en enjambre se encuentran en modo defensivo. Sin embargo, no todas las especies de abejas tienen en mente picar cuando se enjambran.

Hicimos un programa acerca de una especie asiática de abeja que engulle a una avispa invasora y la cocina hasta que muere. Esto es lo que los científicos pensaban que hacían las abejas Ciprianas cuando engulleron a un avispón invasor. Sin embargo, más estudios mostraron que las abejas no podían matar al avispón agresor con calor. Simplemente no generaban suficiente calor para matarlo durante la hora que fueron observadas matando al avispón.

Más observaciones mostraron que las abejas favorecían encajonar el abdomen del avispón. Parecía que sabían que los avispones tienen un arreglo inusual de respiración entre los insectos. El avispón en cuestión en realidad respira a través de hoyos en su abdomen al contraer el abdomen. Las abejas parecían sofocar al avispón. Así que los investigadores pusieron diminutos bloques de plástico bajo las placas abdominales del avispón. Esto hacía que los poros de respiración del avispón se mantuvieran abiertos cuando las abejas intentaran sofocarlo. Ciertamente, la próxima vez que las abejas atacaron, el avispón sobrevivió dos veces más largo.

En Su amor por Su creación, Dios sabía que cuando el pecado entró en Su creación, Sus criaturas necesitarían saber como defenderse. Así que le dio a la abeja Cipriana el conocimiento para protegerse contra su peor enemigo.

Oración: 
Te agradezco, Padre, que amas a tu creación y que me has amado especialmente a través de Tu Hijo, Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Science News, 9/29/07, p. 205, "Honeybee Mobs Smother Big Hornets."