Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
25
How to Make a "Bananatrode"
Psalm 147:5
"Great is our Lord, and of great power: his understanding is infinite."
Just imagine a scientist going to the supermarket where he picks up a banana, an antenna from a blue crab, and a whisker from a catfish. He takes these back to his lab, hooks them together and...
RSS
share

La contabilidad para el oro del Rey Salomón

1 Reyes 6:22
"Recubrió, pues, de oro toda la Casa de arriba abajo, y asimismo recubrió de oro todo el altar que estaba frente al Lugar santísimo."

Las Escrituras nos dicen que el templo se Salomón estaba revestido de oro por dentro – ¡las paredes, el techo e inclusive los pisos! Salomón inclusive decoró el templo con oro, incluyendo más de dos toneladas de capas de oro. Dadas las dimensiones de las habitaciones, esto tomaría una gran cantidad de oro.

Por esta razón, muchos eruditos contemporáneos han expresado duda acerca de lo que la Biblia registra en sus narrativas. Las Escrituras sí registran que el ingreso anual de Salomón era de 25 toneladas de oro. Asimismo, sabemos que otros gobernantes del antiguo mundo tenían grandes cantidades de oro. Todos hemos visto los tesoros de oro que se encontraron en la tumba del Rey Tut. Fuentes griegas confiables reportan que Alejandro el Grande descubrió un tesoro de 1.180 toneladas de oro en Susa. Así que obviamente había una gran cantidad de oro en el mundo antiguo. ¿Pero qué sucedió con todo el oro del Rey Salomón? La Biblia registra que luego de la muerte de Salomón, Sisac rey de Egipto, invadió Jerusalén y se llevó los tesoros del templo. Luego de su muerte, un año después, su hijo Osorkon I se convirtió en rey. Tres años después, Osorkon hizo una ofrenda a los dioses de Egipto de 383 toneladas de oro. ¿Fue acaso esa ofrenda algo del oro del Templo de Salomón?

No hay razón para dudar de las espléndidas descripciones de la Biblia sobre el Templo de Salomón. Pues, había más que suficiente oro en el mundo antiguo para realizar aquel trabajo.

Oración: 
Señor, Tú eres el dador generoso de todo buen don. Ayúdame siempre a mantener tu Palabra como el más grande tesoro. Amén.
Notas: 
Biblical Archaeology Review, 5-6/89, pp. 20-34, Alan R. Mallard, "Does the Bible Exaggerate King Solomon's Golden Wealth?"