Skip to content

Today's Creation Moment

Feb
10
Esteemed Creationists Defend a Young Earth
Genesis 2:1-2
"Thus the heavens and the earth were finished, and all the host of them. And on the seventh day God ended his work which he had made; and he rested on the seventh...
On our previous Creation Moments program, we told you about several esteemed scientists with advanced degrees who believe in biblical creation. Today I'm going to tell you what some of these...
share

Abimelec la sandía

Jueces 9:53
"...una mujer dejó caer un pedazo de rueda de molino sobre la cabeza de Abimelec y le rompió el cráneo."

En el libro de Jueces leemos como “una mujer” le rompió el cráneo al líder filisteo Abimelec al tirar una rueda de molino desde una torre. Algunos eruditos bíblicos concluyeron que ninguna mujer podría levantar una rueda de molino y tirarla. Además, ¿qué haría una rueda de molino sobre una torre?

Sin embargo, los arqueólogos fácilmente contestaron estas preguntas. Primero, estas piedras grandes, a menudo movidas por asnos, no fueron inventadas sino hasta después de mil años. El tipo de rueda de molino que se utilizaba en el tiempo de este incidente era una piedra redonda, en forma de un molde de pan que pesaba entre cuatro y siete libras. Los arqueólogos han encontrado muchas de ellas en la Tierra Santa. Se utilizaba para moler harina en una base de piedra en un tiempo cuando todas las familias molían su propia harina a diario. Este trabajo a menudo se lo hacía en el techo, en la brisa fresca, bajo un toldo.

Para probar la historia, los arqueólogos en Israel ensamblaron el tipo de piedras que habrían sido utilizadas y una sandía. Utilizaron un marcador para darle a la sandía una cara y le dieron el nombre de Abimelec. Luego, con la ayuda de varias mujeres voluntarias, tiraron sus piedras desde una antigua torre de dos pisos. Abimelec no sobrevivió.

Sea que la Biblia hable de salvación o historia, sabemos que podemos confiar en ella como Palabra de Dios.

Oración: 
Señor, te agradezco por tu amor por mí en Cristo Jesús y tu amor al darnos tu Palabra, fielmente preservada. Amén.
Notas: 
Biblical Archaeology Review, 1-2/02, pp. 34-37, 62, Denise Dick Herr and Mary Petrina Boyd, "A Watermelon Named Abimelech."