Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
24
The Sun, Moon and Stars
Psalm 8:3-4
“When I consider thy heavens, the work of thy fingers, the moon and the stars, which thou hast ordained; What is man, that thou art mindful of him? and the son of man,...
What is the most awesome show of God’s power? It may not be what you think. In Psalm 8:3 4, the psalmist is led to exclaim, “When I consider Your heavens, the work of Your fingers, the moon and stars...
RSS
share

Su cerebro de 20-vatios

Salmos 119:11
"En mi corazón he guardado tus dichos, para no pecar contra ti."

Imagínese en su mente ver y escuchar mientras las palomitas de maíz saltan. ¿Mientras se imagina que el salto del maíz se hace más frenético al llenarse la olla, empieza usted a oler las palomitas de maíz? Esa es parte de la maravilla de nuestro cerebro. El cerebro no solo almacena palabras e ideas, sino imágenes, sonidos e inclusive olores.

La memoria de una persona promedio puede retener alrededor de 100 billones de pedazos de información – la información encontrada en 500 juegos de enciclopedias. Pero para utilizar un lenguaje de computación, el cerebro no sólo es un lugar donde se almacena la información, sino que también es un procesador de información. Sin embargo, sólo pesa un poco menos de cuatro libras y utiliza alrededor de 20 vatios de energía. ¡Nuestras computadoras modernas más sofisticadas ni siquiera empiezan a acercarse a tal eficiencia! Incidentalmente, aquella memoria de las palomitas de maíz que revolvimos al principio del programa utilizó solo una décima de la cantidad de energía en una partícula de luz visible.

Las investigaciones han demostrado que mientras más utilizamos una parte de nuestro cerebro, más grande se hace esa parte – es como construir músculos. Y si usted no utiliza alguna parte de su cerebro, ésta empieza a encogerse. Muy pocos de nosotros hemos desarrollado nuestra habilidad de memorizar cosas en cualquier extensión. ¡Pero para enseñarle lo que se puede hacer, en mayo de 1974 un hombre birmano recitó, de memoria, 16.000 páginas de un texto religioso budista!

¿Qué está usted haciendo con ese órgano maravilloso, el cerebro, que su Creador le dio? ¿Cuánto de Su palabra ha almacenado usted en su memoria como un tesoro que nunca se lo puede quitar?

Oración: 
Amado Padre Celestial, Te agradezco por Tu maravilloso regalo, el cerebro que me has dado. Perdóname por pensar que mi cerebro es tan maravilloso como lo es en realidad, y por compararlo con otros. Ayúdame a desarrollar los dones que Tú me has dado para Tu gloria. En Nombre de Cristo Jesús. Amén.