Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
17
Who Is God?
2 Timothy 3:14-15
“But continue thou in the things which thou hast learned and hast been assured of, knowing of whom thou hast learned them; And that from a child thou hast known the holy...
Did you know that the Bible never tries to convince the reader that there is a God? As surprising as that sounds, it’s absolutely true. The Bible’s very first words begin by identifying God – but...
RSS
share

Las flores falsas de hongos

Lucas 12:25-26
“¿Y quién de vosotros podrá, con angustiarse, añadir a su estatura un codo? Pues si no podéis ni aun lo que es menos, ¿por qué os angustiáis por lo demás?”

Mientras las abejas continúan en su trabajo de recoger néctar, también polinizan muchas especies de flores, haciendo que sea posible la vida de próxima generación de flores.  Sin embargo, el hongo que causa la  moniliasis todavía engaña a la abeja para que ésta haga posible la existencia de la  siguiente generación, a pesar de que no tiene flores, ni polen, ni néctar.

Tan pronto como el hongo infecta las hojas de la planta de mora, las hojas empiezan a marchitarse.  No obstante, también hacen algunas otras cosas sorprendentes.  Las hojas infectadas empiezan a exudar una substancia parecida al néctar, envían un olor y reflejan la luz en un rango ultravioleta.  Para una abeja, estas son las tres señales inconfundibles de una flor.

Las abejas aterrizarán en las hojas tomando el líquido que exuda de las hojas mientras que a la vez sus cuerpos se llenan de esporas del hongo.  Tarde o temprano, aterrizarán sobre una flor de mora saludable, dejando esporas que infecten la flor.  Las flores de la mora que han sido infectadas con las esporas producen moras momias sin semillas y sin sabor que están llenas del hongo.  El hongo se halla latente dentro de las moras hasta la primavera cuando infecta las nuevas hojas de la mora, empezando así nuevamente el ciclo.

Si el hongo moniliasis inventó este sorprendente plan para reproducirse, debería que tener un mayor conocimiento de la bioquímica que el de la ciencia moderna y un buen conocimiento tanto de la física de la luz y del comportamiento de la abeja.  Si no vale para nada más, el hongo moniliasis nos enseña que la creación no pudo hacerse a sí misma.  ¡El Único Creador y Dios lo hizo todo!

Oración: 
Amado Señor, si Tú has dado cualidades tan grandes a un hongo, cuanto más me ofreces a mí. Tú nos has dicho en tu Palabra, “No tienen porque no piden”. Te pido en primer lugar entendimiento para saber lo que Tu quieres que pregunte, y luego una fe valiente para preguntar. Amén.