Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
23
Research Surprises Scientists With Bible's Answer
Ephesians 6:1
"Children, obey your parents in the Lord: for this is right."
Parents today are under a lot of pressure to be more "permissive" and less "authoritative" in raising their children. Research has now shown the results of this progressive thinking. In a study of...
RSS
share

¡Los chimpancés descubren un nuevo antibiótico!

Romanos 8:20-21
“La creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza. Por tanto, también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción a la libertad gloriosa de los hijos de Dios”.

Cuando se usó por primera vez la penicilina como un antibiótico, fue considerada una droga maravillosa.  Las infecciones que habían sido fatales durante miles de años de repente fueron curables.  Sin antibióticos, yo no estaría aquí hoy y muchos de ustedes no estarían leyendo esto.  
        
El hombre ha sabido durante mucho tiempo que algunas sustancias naturales tienen una habilidad natural para combatir infecciones.  Sin embargo, recientemente, la medicina moderna tuvo que dar un paso atrás y reconocer que no todos los avances médicos son realizados  por doctores – e incluso por seres humanos.

Durante años se ha sabido que las raíces y hojas del arbusto de Aspilia son utilizadas como un tradicional tratamiento africano para heridas y dolores de estómago.  Los investigadores han observado a los chimpancés tragar las hojas del arbusto.  Esto los llevó a investigar más acerca de las hojas.  Llegaron a conocer que las hojas y raíces de Aspilia contienen un químico que mata tanto algunas bacterias infecciosas como hongos y lombrices.  Los investigadores esperan saber si este químico es seguro y efectivo para los humanos cuando se toma oralmente.
    
Sin embargo, el milagro continúa.  ¿Cómo descubrieron los chimpancés la naturaleza antibiótica de la Aspilia?  Tenemos que mirar a nuestro Creador quien parece haber dado a los chimpancés este conocimiento.  Aunque la enfermedad y la muerte no fueron parte de Su diseño original para la creación, Él fue lo suficientemente amoroso como para proveer ayuda médica para estas consecuencias del pecado humano.  Sin embargo,  la cura permanente del pecado y la muerte empezaron con el nacimiento de Su Hijo, Cristo Jesús.

Oración: 
Amado Padre, la enfermedad y la muerte no fueron parte de tu plan para la creación, sino el resultado de la rebelión del hombre contra Ti. Permite que el amplio alcance de tu misericordia nos provea de algunos remedios terrenales, como consecuencias del pecado, y nos llene de aprecio por Tu infinita misericordia y amor hacia nosotros en Cristo. En Su Nombre. Amén.