Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
18
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

Las hormigas sigilosas

Santiago 5:20
“...sepa que el que haga volver al pecador del error de su camino, salvará de muerte un alma y cubrirá multitud de pecados”.

El árbol Hirtella de Guinea Francesa es muy amigable hacia las hormigas.  Un árbol maduro tiene saquillos vacíos en la base de sus hojas que hacen confortables apartamentos de hormigas.  Además, comprueba ser un dulce néctar para las hormigas.

Algunos investigadores que estudiaban al árbol notaron que típicamente tenía parches de moho gris creciendo sobre él.  Al mirar un poco más de cerca, descubrieron hormigas escondidas en un saquillo de hoja bajo el moho.  Las hormigas tenían sus bocas abiertas y miraban a través de hoyos en el moho.  Los científicos sospecharon que este era algún tipo de trampa, así que pusieron varios insectos sobre el moho.  Como lo esperaban, las hormigas alcanzaban a través del moho para sostener y picar a los insectos.  El truco de las hormigas incluso funcionó con saltamontes, que son mucho más grandes que las hormigas.  Más investigaciones han mostrado que el árbol Hirtella sin hormigas no tiene esos parches de moho.  Las hormigas encuentran el moho, lo traen a los árboles y lo recortan para hacer sus trampas.

La relación entre el árbol Hirtella y las hormigas es muy sorprendente.  Sin embargo, la inteligencia tras la sigilosa actividad de las hormigas es aún más sorprendente y sólo pudo haber venido de un Creador inteligente.  El Creador que enseñó a las hormigas a hacer esto también envió a Su Hijo, Cristo Jesús, para enseñarnos como vivir y como ser reconciliados con el Creador.

Oración: 
Padre, gracias por perdonar mis pecados a través de la obra salvadora de tu Hijo y mi Señor, Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Science News, 4/23/05, p. 260, S. Milius, “Ambush Ants.”