Skip to content

Today's Creation Moment

Dec
17
Freak of Nature or Divine Design?
Genesis 1:14
"And God said, Let there be lights in the firmament of the heaven to divide the day from the night; and let them be for signs, and for seasons, and for days, and...
We recently reported on this program that another set of new planets had been discovered circling another star. We pointed out that in each case, most of the planets were too large to support life....
RSS
share

La medusa con 24 ojos

Salmos 139:16
“Mi embrión vieron tus ojos, y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar ni una de ellas”.

Muchos escritores han señalado que la afirmación de que la visión evolucionó gradualmente, al pasar del tiempo, es difícil de creer.  Después de todo, hay muchas partes del ojo – hay el lente, el nervio óptico, y debe haber una porción del cerebro que interprete lo que se ve.  Si alguna de estas partes no funciona, no hay visión ni ninguna ventaja de supervivencia.

Sin embargo, los evolucionistas no sólo afirman que la visión evolucionó, sino que evolucionó varias veces.  Debido a que sus sistemas de visión son tan diferentes, los evolucionistas creen que la visión evolucionó separadamente en cefalópodos, vertebrados y los cubomedusas.  Los cubomedusas son mejores nadadores que la mayoría de medusas y algunos inclusive tienen un ritual de cortejo.  Un miembro de la familia de estas cubomedusas tiene 24 ojos, seis en cuatro diferentes extremidades.   Nuevas investigaciones en la Universidad de Lund en Suecia ha demostrado que estos ojos parecen ser especializados.  Ocho de estos ojos, dos en cada extremidad, tienen lentes.  Otros ojos tienen iris que responden a la luz.  Los científicos creen que, a pesar de todos estos ojos, el cubomedusa ve tan sólo un retrato borroso de sus alrededores.  Sin embargo, puede verlo en una versión de pantalla amplia.

La visión es una gran bendición de Dios, y un testimonio de que todas las cosas son Su obra.  Algunas de Sus maravillas se han formado para que no cometamos ningún error sobre su origen.

Oración: 
Te agradezco, Señor, que Tu has creado tales maravillas. Ayúdame a que mi vida te glorifique también. Amén.
Notas: 
Science News, 5/14/05, pp. 307-308, S. Milius, “Built for Blurs.”