Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
02
One Smelly Amoeba
Job 9:25-26
"Now my days are swifter than a post: they flee away, they see no good. They are passed away as the swift ships: as the eagle that hasteth to the prey."
Not all dangerous predators can be seen. One of the most dangerous predators in a drop of pond water is Amoeba proteus. This amoeba literally terrorizes its one celled pond mates because they can...
RSS
share

Una serpiente puede señalar a Cristo

Juan 3:14
“Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado....”

La serpiente roba veneno tiene una picadura que propina un veneno de efecto retardado y previene que la sangre de la víctima se coagule.  Un humano adulto podría desangrarse de una picadura, pero conlleva un poco de tiempo para que la serpiente confiera una dosis letal.

Cuando se siente amenazada, la roba veneno en general levantará su cabeza y exhibirá su cuello hinchado.  Si el atacante muerde a la serpiente cerca de su cabeza, conseguirá una boca llena de un veneno mucho más fuerte de las glándulas del cuello.  ¿De dónde viene ese veneno? ¿Durante años los científicos han debatido si la roba veneno produce su propio veneno, o si lo consigue de alguna otra criatura que comió?  Hoy en día las investigaciones han revelado que la roba veneno en realidad sí almacena el veneno de un sapo venenoso que come.  Además parece saber que tiene este veneno.  Por ejemplo, en una isla donde hay roba venenos pero no hay sapos, cuando se sienten amenazadas estas roba venenos no exhiben su cuello a su atacante.  Más bien, huyen de su atacante.

Dios ha utilizado muchos diseños ingeniosos en Su creación, sabiendo que algunos lo reconocerían y, al hacerlo, reconocerían Su existencia, poder y gloria.  Su deseo es que siempre seamos dirigidos a Su Palabra para aprender de la salvación que Él ha preparado para nosotros en Cristo Jesús.

Oración: 
Padre, Te agradezco que desees nuestra salvación y que me has llamado a la fe en Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Science News, 2/3/07, p. 69, S. Milius, “Bite This.”