Skip to content

Today's Creation Moment

Dec
20
Researchers Find a Hidden Cost to the Internet
Proverbs 18:24
"A man that hath friends must shew himself friendly: and there is a friend that sticketh closer than a brother."
Have you been on the internet lately? If so, it may be costing you more than you think. That's the suggestion of a study done by researchers from Carnegie Mellon University in Pittsburgh. The study...
RSS
share

El hombre no fue el primero en realizar la ingeniería genética

Génesis 9:3
“Todo lo que se mueve y vive os servirá de alimento, lo mismo que las legumbres y las plantas verdes. Os lo he dado todo”.

“Usted es lo que come”.  Todos hemos escuchado este dicho.  No quiere decir que si usted come mucho pollo, literalmente se convertirá en pollo.  Pero ahora la ciencia ha descubierto una criatura para la cual el dicho es literalmente cierto, en parte, hasta el nivel genético.

La babosa de mar verde llamada Elysia chlorotica es más que una forma de hoja.  Ella come algas y luego de un par de semanas no necesita comer durante el resto de su vida que dura un año.  En realidad ella fotosintetiza su propia comida al robar los genes para la fotosíntesis de las algas que come. Sin embargo, los genetistas sabían que la información genética que roba de las algas solo le da una décima del ADN que necesita para codificar las proteínas que necesita para poder continuar la fotosíntesis.  En busca de la respuesta a este misterio, los científicos estudiaron de cerca el ADN de la babosa.  Descubrieron que la información genética faltante en realidad se podía encontrar en la babosa.  Lo que es más esta información era idéntica a la información genética de las algas. En otras palabras, la babosa roba toda la información genética necesaria para la fotosíntesis.  ¡Los científicos están desconcertados de cómo la babosa logra esta maravilla!

Por supuesto, no es ningún misterio cuando uno sabe que el mismo Creador que diseñó el ADN también diseñó a la babosa de mar que puede robarla selectivamente.

Oración: 
Padre, te agradezco por todas las maravillas que Tú has creado, pero la maravilla más grande es Tu amor por mí. Amén.
Notas: 
www.newscientist.com/article/dn16124-solarpowered-sea-slug-harnesses-stolen-plant-genes.html, 11/24/08, Catherine Brahic, “Solar-powered sea slug harnesses stolen plant genes.”