Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
20
Smart Sharks
Psalm 148:7
"Praise the LORD from the earth, ye dragons, and all deeps:"
Sharks have larger and more complex brains than fish. In fact, in learning tests they score about as well as rabbits. That won't get them into college, but it does show that they are not some...
RSS
share

¿De dónde salió el veneno de la serpiente?

Génesis 3:18
“…espinos y cardos te producirá y comerás plantas del campo...”

Dios creó originalmente al mundo sin pecado, y por lo tanto sin la muerte.  Por lo tanto ¿cómo pudieron llegar a existir las serpientes venenosas, y cuánto tiempo tomó desarrollarse?  Algunas investigaciones recientes sobre el veneno de las serpientes ofrecen unas posibles respuestas a estas inquietudes.

El veneno de las serpientes está hecho primordialmente de proteínas.  La misma familia de proteínas que componen el veneno de las serpientes son también comunes en los pollos, mamíferos y humanos.  Si usted toma una clase de medicación llamada inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina (IECA), en realidad usted está ingiriendo proteínas de esta misma familia de venenos en su cuerpo.  Por lo tanto ¿por qué estas proteínas no nos matan, en cambio la mordedura de una víbora que segrega la misma clase de proteínas es fatal?  La forma de esta familia de proteínas que conforman el veneno es tan sólo apenas modificada de las formas más comunes que nosotros manufacturamos.  Sin embargo, estas pequeñas modificaciones hacen una total diferencia entre una proteína útil y un veneno mortal.  En un caso parece que la duplicación de algunos genes que hacen una forma de esta proteína causó la producción del veneno.  ¿Cuán rápido puede una mutación tan común suceder?  Aparentemente, bastante rápido.  Algunos científicos han encontrado que la misma especie de víbora en Costa Rica tiene venenos químicamente distintos, aunque tan sólo les separa una cordillera.

Científicamente podemos decir que es probable que las proteínas útiles rápidamente mutaran en veneno luego de la caída en pecado.

Oración: 
Gracias, Padre, por el remedio del pecado en el inocente sufrimiento y muerte de Tu Hijo, Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Science News, 8/15/09, pp. 16-20, Laura Sanders, “Venom Hunters.”