Skip to content

Today's Creation Moment

Nov
22
A New Volcano Inside the Old
Psalm 83:14
“As the fire burneth a wood, and as the flame setteth the mountains on fire;”
Many people know about the devastating and explosive eruption of Mount St Helens in 1980. Not so many people know that the volcano has erupted since then, but in less spectacular fashion. ...
share

La Biblia habla sobre nuestra crisis ecológica

Oseas 4:2-3
“El perjurio y la mentira, el asesinato, el robo y el adulterio prevalecen, y se comete homicidio tras homicidio. Por lo cual se enlutará la tierra y se extenuará todo morador de ella; las bestias del campo, las aves del cielo y aun los peces del mar morirán”.

Hoy en día escuchamos tanto sobre la crisis ecológica.  Escuchamos que estaremos enterrados en nuestra propia basura o que hay demasiada gente para que la Tierra pueda sostenerla y que los lagos, ríos y bosques todos están muriendo.
    
El mundo nos dice que la causa de la crisis ecológica es demasiada basura, demasiada producción, demasiada gente y mucha codicia.  De acuerdo a algunas personas, reciclar, gastar menos los recursos y el aborto son importantes para resolver este problema.  Por supuesto que matar a la próxima generación, a través del aborto no es la respuesta.  Mientras que ser menos desperdiciadores es un buen consejo, incluso si detuviéramos a todas las fábricas del mundo y recicláramos todo, estas soluciones no ayudarían al problema real.  La Biblia nos dice cual es el verdadero problema.

De acuerdo a Oseas 4: 2- 3, una tierra en angustia y la pérdida de aves, animales y peces no son el resultado de la tecnología y la población del siglo 20.  Todas estas cosas han sucedido antes de que la tecnología saliera a la escena.  Según Dios, la causa de estos desastres ecológicos es la gente y lo que hacen.  Es el perjurio, la mentira, el asesinato, el robo, la violencia y el derramamiento de sangre que causa la muerte de la tierra.

La Palabra de Dios también nos ofrece la solución.  Esta solución se encuentra en el perdón de los pecados y la vida nueva que es nuestra en Cristo Jesús.  Romanos 8:19- 22 nos dice como esto influye a toda la creación.

Oración: 
Amado Padre, la avaricia y la violencia de este mundo presente también me ha afectado. Confieso que mi amor tiende a hacerse frío en nuestro mundo violento. Una vez más, da a Tu pueblo la valentía para testificar a Cristo en vez del temor que encontramos en el mundo que nos rodea. En Nombre de Cristo Jesús. Amén.