Skip to content

Today's Creation Moment

Dec
30
Researchers Find a Hidden Cost to the Internet
Proverbs 18:24
"A man that hath friends must shew himself friendly: and there is a friend that sticketh closer than a brother."
Have you been on the internet lately? If so, it may be costing you more than you think. That's the suggestion of a study done by researchers from Carnegie Mellon University in Pittsburgh. The study...
RSS
share

Tropas con alas

Hechos 10:7
“Cuando se marchó el ángel que hablaba con Cornelio, este llamó a dos de sus criados y a un devoto soldado de los que lo asistían.”

Ya hemos sabido hace mucho tiempo que la comunidad dentro de un panal de abejas divide su labor entre trabajadores especializados.  Hay exploradores quienes buscan la comida.  Enfermeras quienes cuidan de las crías.  Algunas se especializan en la limpieza.  Inclusive existen abejas fúnebres quienes remueven y desechan de los miembros muertos del panal.  

Los científicos ahora han descubierto que las colonias de abejas también tienen brigadas de “soldados” especializados.  Estas abejas a menudo parecen estar sentadas, sin hacer mucho.  De hecho, tienen una solo deber – atacar a los invasores grandes.  Parece que estas abejas son alimentadas y cuidadas por los miembros del panal mientras esperan la alarma.  Sea que un mapache, oso o un humano amenacen el panal, miles de abejas soldados se apilan alrededor del enemigo y lo pican.

Los soldados han sido miembros bien conocidos de las colonias de hormigas y termitas.  Sin embargo, hasta ahora, nunca se habían confirmado en los panales de abejas.  La necesidad universal de soldados para la protección entre los insectos sociales nos recuerda que algunas cosas son universales en este mundo.  Estos soldados no son los responsables por el ataque de un oso a un panal.  Ni son los soldados humanos quienes siguen solo principios de guerra responsables por la guerra humana.

La codicia y falta de amor por otros que existe en la humanidad no puede ser abolida solo por deshacerse de los ejércitos.  Más bien la codicia, el robo y la necesidad de protección nos recuerdan que no somos lo que Dios quiso  que seamos.  La solución no está en negar la realidad, sino regresar a nuestro Creador a través del perdón de nuestros pecados por medio de Cristo Jesús.

Oración: 
Padre, confieso que aún amándote y confesando que Tu voluntad es buena, todavía peco. Perdóname por medio de la muerte inocente y sufriente de Tu Hijo Cristo Jesús. Que Su bondad, y no la mía, siempre sea la seguridad de Tu amor. Amén.
Notas: 
Soldiers swarm to rescue. The Argus (Fremont, CA), Mar. 17, 1991.