Skip to content

Today's Creation Moment

Jun
28
You Are Mostly Bacteria
Leviticus 17:11
"For the life of the flesh is in the blood: and I have given it to you upon the altar to make an atonement for your souls: for it is the blood that maketh an...
You may want to be sitting down as you listen to today's broadcast. Why? Because scientists tell us there are far more bacterial cells in your body than actual human cells. According to researchers...
share

Luciérnagas sincronizadas

Salmo 119:105
"Lámpara es a mis pies tu palabra y lumbrera a mi camino".

Las luciérnagas en Asia del Sur dan con regularidad un espectáculo que es poco común ver en las luciérnagas del resto del mundo.  Estas luciérnagas tienen una habilidad solamente encontrada entre los seres humanos.

En el sur de Asia al profundizar la oscuridad de la noche a lo largo de una orilla, las luciérnagas en los árboles sobre la orilla empiezan a destellar.  Al principio el destello es familiar para cualquiera que ha visto luciérnagas en cualquier parte del mundo.  Los destellos llegan al azar desde distintas partes del árbol.  Dentro de pocos minutos algo extraño empieza a suceder.  En vez de aparecer al azar los destellos, aparecen en grupos.  Las luciérnagas en una parte del árbol destellan al unísono, luego un grupo destella en otra parte del árbol.  En menos de media hora todo el enjambre, que se puede extender sobre más de un árbol, está destellando una vez por segundo en perfecta armonía.  La habilidad de adquirir un ritmo para sincronizar acciones se encuentra también solo los en seres humanos.

Los científicos reportan que diferentes especies tienen diferentes velocidades en las cuales sincronizan.  También han descubierto que las luciérnagas de una especie ignoran los destellos sincronizados de otra especie.  Algunos enjambres de luciérnagas inclusive destellan en olas, creando una vista espectacular  a lo largo de las orillas.

Un científico quien ha estado intentando entender como las luciérnagas hacen esto, dice que este comportamiento es tan complejo que no tiene idea de cómo funciona.  Sea o no que estos científicos crean en el Creador, su admiración es un tributo a Su obra insuperable, aún  entre la sencilla luciérnaga.

Oración: 
¡Amado Padre, no hay fin para las maravillas que Tú has creado en nuestro mundo! Entonces como podré entender todas las maravillas espirituales que nos esperan en la eternidad contigo. Incluso al ser limpiado por la sangre de Cristo, enséñame por Tu Palabra. Amén.
Notas: 
Ivars Peterson. 1991. Step in time. Science News, Vol. 140. August 31. p. 136-137.