Skip to content

Today's Creation Moment

Aug
27
This Flower Is a Real Stinker
Isaiah 40:28
"Hast thou not known? hast thou not heard, that the everlasting God, the LORD, the Creator of the ends of the earth, fainteth not, neither is weary? there is no...
Dung beetles may not be a very pleasant subject, but after all, someone has to do the housekeeping. So God created what man has classified into 30,000 species of dung beetle. Many will form their...
RSS
share

El “lobo” Chrysoperla rufilabris

Mateo 7:15
"'Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces'".

Sea que miremos hacia el mundo de las plantas, de los animales o a los asuntos espirituales, los predadores a menudo buscan disfrazarse como inofensivos ante sus víctimas.  Esta es una estrategia efectiva, que a menudo deja a las víctimas desprevenidas del peligro hasta que son consumidas por el.  

Las hormigas pastorean y protegen algunas especies de áfidos que producen un néctar sabroso.  Las hormigas pastoras son seleccionadas de la colonia de hormigas para cuidar estas pequeñísimas bacas lecheras a buenas áreas de alimentación.  Los lentos áfidos son fáciles de vigilar.  Cualquier insecto que se acerque demasiado al rebaño se le advierte que se aleje.  Ya que los áfidos son considerados una buena comida por muchos insectos, las hormigas pastoras son especialmente agresivas en protegerlos contra predadores reconocidos.   

La larva de la Chrysoperla rufilabris disfruta especialmente de una buena comida de áfidos. Las larvas en realidad se disfrazan para infiltrar los rebaños de áfidos.  Se cubren con la misma fibra de cera que son producidos por los áfidos.  Una vez que las larvas parecen áfidos se meten en el rebaño sin ser reconocidas y pueden alimentarse sin llamar la atención de las hormigas pastoras.

Mientras que los predadores de plantas y animales solo pueden matar a sus víctimas, los predadores espirituales pueden destruir nuestra eternidad.  Esta es la razón por la cual el Señor nos advirtió que los falsos profetas a menudo toman la apariencia de buena gente espiritual.  Él también nos enseñó como identificarlos.  Mientras que los falsos profetas pueden tomar una apariencia inofensiva o inclusive buena, ellos solo pueden fingir ser buenos.  Por último, la manera como conducen su vida y tratan a los demás revelará lo que realmente son por dentro.

Oración: 
Te agradezco, amado Señor, que Tú nos has dicho como identificar a los falsos profetas quienes nos pueden destruir. Te pido que seas mi Buen Pastor y Protector de todo mal. Amén.
Notas: 
Natalie Angier. 1984. Thomas Eisner: The Bug Man of Ithaca. Discover, Feb. p. 49-58.