Skip to content

Today's Creation Moment

Nov
24
A Clever Golden Toad
Matthew 6:26
"Behold the fowls of the air: for they sow not, neither do they reap, nor gather into barns; yet your heavenly Father feedeth them. Are ye not much better than they...
All toads are not fat and ugly. The golden toad, which lives only in a few square miles of the cloud forest of Costa Rica, is a trim and slim toad with garishly bright orange coloring. The golden...
RSS
share

¿Acaso siempre vemos claro?

Mateo 7:3
"'¿Por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?'"

Hay un punto ciego donde el nervio óptico entra en la retina de su ojo.  Sin embargo no vemos un hueco en nuestro campo visual.  Los científicos siempre pensaron que esto era porque el cerebro simplemente ignora este punto ciego siempre presente.  Nuevas investigaciones muestran que un sistema aún más complejo borra ese punto ciego.

Los investigadores usaron imágenes generadas por computadora para crear puntos ciegos artificiales en el campo visual del voluntario.  Estos puntos ciegos, a veces redondos, a veces cuadrados, fueron mostrados contra varios fondos en movimiento.  Diferentes formas y fondos fueron mezclados con diferentes colores y a veces se movían un poco con la esperanza de aprender si el ojo, el cerebro, o los dos, procesan ese punto ciego fuera de nuestra visión.

Los estudios continúan para probar las conclusiones de los investigadores.  Sin embargo, ellos creen que células en el cerebro rellenan nuestro punto ciego al duplicar inmediatamente la información a su alrededor.  Mecanismos separados rellenan el color y la textura.  Estos mecanismos separados inclusive podrían estar en distintas partes del cerebro.  Extrañamente, aunque aparentemente invisible, los objetos completados en el punto ciego parecen ser percibidos de una forma desconocida.  

Así como el cerebro y el ojo trabajan juntos para cegarnos ante un real punto ciego, a veces el mundo, el diablo, y nuestra carne trabajan juntos para cegarnos de nuestras propias faltas.  Que reconfortante el saber que podemos creer confiadamente que Cristo Jesús llevó nuestros pecados para nuestra justificación en vez de permitirnos justificarnos.

Oración: 
Te confieso, mi Salvador crucificado y resucitado, todos mis pecados, especialmente mi habilidad de ver el pecado en otros más claramente que en mí mismo. Perdóname y permíteme ver más claramente mis propias faltas para que pueda traerlas ante Ti. Hazme más ciego ante las faltas de los demás. Amén.
Notas: 
B. Bower. Vision System Puts Eyesight in Blind Spots. Science News, Vol. 139, p. 262.