Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
25
Fast Water, Quick Canyons
Genesis 8:3a
"And the waters returned from off the earth continually..."
Visitors to the Grand Canyon will recall the Park Rangers saying that it took millions of years for water to carve out the Canyon. We have looked at examples of rapid canyon formation in previous...
share

La serpiente que da la hora

Job 26:13
“Su espíritu adorna los cielos; su mano traspasó a la serpiente tortuosa”.

Australia tiene criaturas únicas que la gente encuentra fascinantes.  Un ejemplo de esto es la víbora australiana y su costumbre de comer ranas peligrosas.

La rana mármol tiene una defensa que podría meter a la víbora en problemas.  Ésta segrega una mucosidad increíblemente pegajosa.  Si esto le llega a tocar, tierra, hojas e inclusive ramas se le empezarán a pegar.  Cuando esta víbora ataca a una rana mármol, inmediatamente suelta la rana y espera.  Estudios muestran que dos tercios de la pegajosidad de la mucosidad se han degenerado luego de diez minutos de haber muerto la rana.  Y ese es el tiempo que espera la víbora antes de consumir a la rana ilesa.

La rana de dahl produce un veneno poderoso para su defensa.  La víbora australiana rápidamente atacará a la rana y la soltará para que su veneno la pueda matar.  Aparentemente, inclusive este contacto momentáneo es suficiente para pasar algo de su veneno a la víbora.  Los científicos reportan que después de un ataque como éstos la víbora se retorcerá.  Eventualmente se recupera y continúa esperando.  Luego de un promedio de 42 minutos, la víbora se come a la rana.  Investigaciones muestran que en ese momento el veneno se ha degradado a niveles no tóxicos.

Los investigadores debaten si la estrategia de la víbora de esperar diferentes tiempos para diferentes ranas es aprendida o heredada.  Sin embargo, podemos estar seguros de que fue creado.

Oración: 
Padre, Te agradezco por rescatarnos de aquella antigua serpiente, el Diablo, a través de Tu Hijo, Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Science News, 10/12/07, p. 227, S. Milius, "Eat a Killer."