Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
24
The Sun, Moon and Stars
Psalm 8:3-4
“When I consider thy heavens, the work of thy fingers, the moon and the stars, which thou hast ordained; What is man, that thou art mindful of him? and the son of man,...
What is the most awesome show of God’s power? It may not be what you think. In Psalm 8:3 4, the psalmist is led to exclaim, “When I consider Your heavens, the work of Your fingers, the moon and stars...
RSS
share

¿Acaso algunas criaturas fosilizadas murieron debido a la fosilización?

Génesis 7:20
“Quince codos más alto subieron las aguas después que quedaron cubiertos los montes”.

Todo texto de ciencia explica cómo procesos lentos durante largos periodos de tiempo podrían resultar en las camas de fósiles que conocemos hoy.  Sin embargo, las camas fósiles alrededor del mundo cuentan una historia muy diferente cuando se les permite contar su propia historia.

En muchos casos, parece que el entierro y la fosilización sucedieron tan rápido que algunos científicos han sugerido que algunas de estas criaturas murieron debido a la fosilización.  Existen muchos ejemplos interesantes de crinoideos fosilizados.  Éstos están compuestos de tejido blando que sostuvieron a las placas más duras juntas.  Toma tan solo pocos días después de la muerte para que el tejido blando se deteriore hasta el punto en que ya no puede sostener las placas juntas.  Pero en el cañón del Niagara en Nueva York, se pueden encontrar muchos crinoideos intactos.  Las rocas sedimentarias del Río Verde en Wyoming tienen multitudes de pequeños peces parecidos al piscardo que fueron preservados con gran detalle en las rocas.  Si su entierro no fue casi instantáneo, y la fosilización no se dio en unos pocos días, estos fósiles no podrían estar allí hoy.  Las camas fósiles en Brasil preservan más que peces.  Se preservan tejidos blandos como músculos, estómago e inclusive branquias.  Lo que por lo general sucede con estos tejidos cuando un pez muere requiere fosilización en un plazo de cinco horas desde su muerte.

Cuando se lee apropiadamente, la evidencia científica no contradice la historia de Dios.  De hecho, a  menudo  la confirma.

Oración: 
Padre, el diluvio fue Tu juicio sobre el pecado. Te agradezco que Tú juzgaras mi pecado cuando Jesús estuvo en la cruz. Amén.
Notas: 
Acts & Facts, 8/07, p. 14, William A. Hoesch, "Lagerstatten!"