Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
30
God Gives the Rat a Secret
Job 38:4
"Where wast thou when I laid the foundations of the earth? declare, if thou hast understanding."
A new revolutionary design in metal-cutting blades has been added to the metal-working industry. In use, the new blade is fixed in one position while the metal to be shaped spins on a lathe. This new...
RSS
share

El regalo del humor

Eclesiastés 3:1, 4
“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora …tiempo de llorar y tiempo de reír, tiempo de hacer duelo y tiempo de bailar”

Cuando las Escrituras hablan acerca de la risa, a menudo habla de la risa como una forma de burla.  A Dios se lo describe riéndose del orgullo y de los planes de los malvados.  Sin embargo, esto no significa que Dios está en contra del correcto tipo de humor

Después de todo, Él nos dio la habilidad de reír.  En Eclesiastés 3:4 leemos que también hay un tiempo de reír.  Jesús recuerda a los fieles, en las bienaventuranzas, que los que ahora lloran luego reirán de gozo.  Cuando uno se detiene y piensa en esto, aquel que puede crear al gatito juguetón no puede estar en contra de la risa.  

Médicos investigadores encuentran cuan maravilloso es el regalo de la risa.  La risa, se ha encontrado que es un excelente ejercicio para los pulmones.  Despeja el sistema respiratorio y es emocionalmente saludable.  La risa relaja los músculos y es un agente comprobado que alivia de la tensión emocional.  Las investigaciones también sugieren que la risa también tiene efectos sanadores, posiblemente impulsando el sistema inmunológico.

Se ha encontrado también que la risa tiene un efecto natural de aliviar el dolor.  En un experimento que involucraba a pacientes  que miraban películas cómicas, el efecto de alivio del dolor de la risa duró hasta dos horas.

La risa también ha sido identificada entre los chimpancés y los simios.  Es muy posible que otras criaturas tengan su propia manera de reír.  Si recordamos que también las Escrituras nos animan a “evitar hablar necedad”, también podemos agradecer a Dios por el regalo del humor.
  

Oración: 
Te agradezco Padre, que no eres un lúgubre Dios que quiere que seamos sombríos y tristes. También te agradezco por las cosas cómicas que has hecho. Concédeme el gozo bueno y sano, y humor en mi vida. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Peterson, K. 1996. A chuckle a day does indeed help keep ills at bay. USA Today, Oct. 31. p. 10D.