Skip to content

Today's Creation Moment

Nov
22
A New Volcano Inside the Old
Psalm 83:14
“As the fire burneth a wood, and as the flame setteth the mountains on fire;”
Many people know about the devastating and explosive eruption of Mount St Helens in 1980. Not so many people know that the volcano has erupted since then, but in less spectacular fashion. ...
share

Tu atareado hígado

Salmos 139:13
“Tú formaste mis entrañas; me hiciste en el vientre de mi madre.”

Un hígado humano de adulto es del porte de una pequeña pelota de fútbol americano.  Pesa alrededor de tres libras, haciendo que sea el órgano interno más grande.  Metido ordenadamente debajo de las costillas, su hígado desempeña más de 500 diferentes tareas.  Es una conexión vital entre su corazón, pulmones y sistema digestivo.  
    
Dentro del hígado está una colección intrigante de venas microscópicas en que cada gota de sangre es procesada.  Aquí, las condiciones de sangre están constantemente monitoreadas para asegurarse de que su química satisfaga estrictos estándares.  Si la sangre necesita más de algunas sustancias, aquí se les suple.  Químicos sin valor son descompuestos en químicos útiles.  Su hígado hace proteínas, corrige los factores de coagulación de sangre.  Su hígado también se encarga de que balances hormonales sean mantenidos y que venenos sean neutralizados.  Si se necesitan sustancias para contrarrestar una infección, su hígado las hace y las añade al corriente sanguíneo.  Su hígado también almacena vitaminas y minerales y se prepara para proveer a su cuerpo con energía rápida cuando la necesita.  Además, el hígado hace la bilis, la cual es esencial para la digestión.

Estructuras como el hígado han causado que muchos evolucionistas abandonen la idea de que la vida es el resultado de millones de años de accidentes.  El hígado está demasiado bien diseñado e integrado en el cuerpo para haber sido producido por falta de propósito e inconsciencia.  ¡Como dicen las Escrituras, Dios verdaderamente ha formado nuestras entrañas!

Oración: 
Gracias, amado Padre, que soy tan temerosa y maravillosamente hecho. Ayúdame a cuidar bien este maravilloso cuerpo que tu me has dado y concédeme buena salud. En nombre de Jesús. Amén.
Notas: 
The liver: the body’s refinery. Discover, Apr. 1984. p. 80.