Skip to content

Today's Creation Moment

Jul
25
Abimelech the Watermelon
Judges 9:53
"And a certain woman cast a piece of a millstone upon Abimelech's head, and all to brake his skull."
In the book of Judges we read of how "a certain woman" gave the Philistine leader Abimelech a skull fracture when she threw a millstone on him from a tower. Some biblical scholars concluded that no...
RSS
share

Una plaga de proporciones bíblicas

Éxodo 10:4
“Y si aún rehúsas dejarlo ir, mañana yo traeré sobre tu territorio la langosta”.

Cuando el Faraón rehusó dejar que los israelitas salgan de Egipto, la octava plaga del Señor traída sobre Egipto eran langostas.  Moisés advirtió al terco Faraón que habrían tantas langostas que serían tan denso que no se podría ver la tierra (Ex. 10:4-6).  Las Escrituras afirman claramente que nunca había habido, ni nunca volvería haber, tal grande infestación.  

Logramos una apreciación de lo que los egipcios tuvieron que sobrellevar por la dureza de su líder cuando vemos a las plagas modernas de langostas.  Una langosta pesa solo dos gramos, pero necesita comer su propio peso en comida cada día.  Eso no parece mucho. ¡Sin embargo, un enjambre de langostas puede cubrir un área de 400 millas cuadradas con una densidad de 100 millones a 200 millones de insectos por milla cuadrada!  Un enjambre de este tamaño puede comer 80.000 toneladas de comida por día.  Esto es suficiente comida para alimentar a 40.000 personas por un año.

Las langostas pueden descender sobre un área sin advertencia casi tan rápido como lo hicieron en Egipto.  Se ha conocido que las langostas del desierto pueden volar sin parar por más de1.600 millas a la vez.  Este conocimiento no hace a un lado a los actos milagrosos de Dios registrados en la Biblia.  Conociendo un poco del poder de una infestación de langosta normal nos ayuda a apreciar la plaga de langostas en Egipto.  Como dice la Biblia, ¡esta infestación de langostas era diferente a cualquier otra en la historia!
  

Oración: 
Amado Señor, te pido que tú protejas los cultivos, especialmente en áreas donde la comida es escasa. Más importante, te pido que tú controles los eventos para que tu pueblo pueda dar testimonio del Evangelio a aquellos que están espiritualmente hambrientos. Amén.
Notas: 
London, Jane. 1979. Science Digest, June. p. 25.