Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
20
Why Are You?
Genesis 1:27
"So God created man in his own image, in the image of God created he him; male and female created he them."
When you know who made something and why it was made, you know the purpose of the item. That's true of can openers, and it is true of human life. Anyone who doesn't know who designed us or why is...
RSS
share

El misterio del mechón para la evolución

Salmos 29:2
“Dad a Jehová la gloria debida a su nombre; adorad a Jehová en la hermosura de la santidad”.

Aquellos de nosotros que aceptamos nuestra creación como la obra del Creador encontramos muchos ejemplos de lo que parece ser Su maravillosa creatividad-¡Creatividad solo por la creatividad!  Estas añaden a nuestra apreciación de la creación y nos mueven a aprender más de las maravillas de Su pensamiento creativo.

El evolucionista se ha robado a sí mismo de la oportunidad de esa maravilla.  Para el evolucionista, todo debe tener una razón relacionada con la supervivencia.  Algunos evolucionistas inclusive estudian el por qué las personas piensan que las flores son bellas, mientras que nosotros disfrutamos de la belleza y fragancia de las flores.  

El hecho de que muchos conejos y liebres tienen un mechón de cabello más largo en la parte superior de su pecho es un misterio para los evolucionistas.  Esta melena parece estar presente tanto en los machos como en las hembras de una familia de conejos y liebres a través del año.  Los artículos de ciencia están llenos de especulación acerca de cómo esta melena puede ayudar en la lucha por la supervivencia.  Sin embargo, nadie ha podido ofrecer un argumento convincente.  Finalmente, alguien sugirió que la melena puede no tener ningún valor de supervivencia del todo.  Sin embargo, los evolucionistas están tan comedidos a su fe que la revista Science Digest llamó a esto una “pobre conclusión”.

El Creador ha dado a Sus criaturas muchas cosas para ayudarlos a sobrevivir.  Una de esas cosas que El sabe que hace que la vida sea mejor, pero para la cual la evolución no tiene ninguna explicación, es la pura belleza.  ¡No olvidemos agradecerle por esto, también!
  

Oración: 
Te agradezco, Señor, por la belleza. Ayúdame a ver Tu mano más claramente en la belleza que nos rodea, para que yo pueda alabarte más valientemente ante los demás. Amén.
Notas: 
Sitwell, Nigel. 1983. The ruffed-rabbit mystery. Science Digest, Aug. p. 20.