Skip to content

Today's Creation Moment

Jun
29
Climate Change and the Bible
Genesis 8:21-22
And the LORD smelled a sweet savour; and the LORD said in his heart, I will not again curse the ground any more for man's sake; for the imagination of man's...
When I was a boy, Summers were brighter and warmer than they are today. In Winter, we always had snowfalls, that made the place look pretty on Christmas Day, but the snow did not last long enough to...
share

Las hormigas y su ganado

Éxodo 4:11,12
“Jehová le respondió: — ¿Quién dio la boca al hombre? ¿o quién hizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo, Jehová? Ahora, pues, ve, que yo estaré en tu boca y te enseñaré lo que has de hablar”.

El zumo dulce es una de las comidas favoritas de las hormigas.  Hay un número de insectos, incluyendo a los insectos espina y áfidos, quienes consumen tanto dulce que no lo puede digerir todo.  Estos insectos están diseñados para que las hormigas las puedan ordeñarles el exceso de dulce, igual que un campesino obtiene leche de una vaca.

Muchas especies de hormigas ordeñarán el insecto colecta-dulce al acariciar su abdomen con sus antenas.   Este insecto saltador de hecho reduce la velocidad de su secreción de exceso de dulce para la hormiga que ordeña para que la hormiga pueda tomar su dulce como si fuera “fresco de la vaca”.

Algunas hormigas construyen corrales y refugios de arcilla donde encierran a ciertos tipos de áfidos, así como un granjero tiene a su ganado.  Como el granjero, las hormigas mueven a los áfidos a lugares de mejor alimentación de dulce cuando es necesario.  También cuidan de los huevos de los áfidos durante el invierno.

Las hormigas ganaderas pueden cuidar aún mejor que sus padres a un crío insecto saltador.  No es inusual de que los padres de un pequeño insecto saltador entreguen sus crías a las hormigas ganaderas porque estás pueden hacer más por sus críos que ellos.

Tales relaciones tan complejas  entre criaturas apunta a Dios quien es tanto Creador y Maestro – ¡inclusive de insectos!
  

Oración: 
Amado Padre celestial, como un buen padre, intentas enseñarme. Yo confieso que he sido lento en aprender y a veces terco sobre aprender. Perdóname en nombre de Jesús y dame Tu Espíritu Santo para que yo pueda aprender de Tu Palabra. Amén.
Notas: 
Thorn bug. Science Digest, Jan., 1985. p. 81.