Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
19
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

El problema del genio

Génesis 5:1
"Este es el libro de los descendientes de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo”.

Por mucho tiempo nos han guiado a creer que el hombre antiguo evolucionó del reino animal y por ello empezó con poca inteligencia.  ¿Pero es nuestra capacidad mental hoy realmente el resultado de la evolución de comienzos brutos?     

De tiempo en tiempo los individuos exhiben una capacidad mental que excede por mucho su necesidad de ella.  Esta anomalía presenta un serio desafío a la teoría de la evolución.  Considere el ejemplo de George Koltanowski, Gran maestro del ajedrez internacional.  En 1960 jugó contra 56 otros maestros del ajedrez simultáneamente, ganando 50 de los juegos y empatando en 6.  ¡Él tomaba alrededor de 10 segundos por movimiento y estaba vendado los ojos a lo largo de todas las nueve horas del maratón!  Este es un increíble logro de la memoria humana.  La evolución se dice que depende de mutaciones casuales que dan al individuo una ventaja de supervivencia, pero es difícil ver cómo esto podría explicar la extraordinaria capacidad mental de George Koltanowski

A veces se sugiere que la mayoría de nosotros solo utilizamos parte de nuestra capacidad mental mientras que un genio utiliza casi toda.  Entonces ¿por qué un proceso evolucionista nos habría dado a todos esta capacidad en primer lugar?  Un argumento mucho más razonable es que la genialidad de hoy es simplemente una inusual retención de capacidad cerebral ancestral que nos recuerda que Dios creó al hombre a Su imagen.

Oración: 
Amado Señor, por favor ayúdanos a reconocer que Tú nos creaste en el principio en Tu perfecta imagen. El pecado ha causado que caigamos lejos de esa perfección pero Tu has provisto un camino a través de Jesús para hacernos completos otra vez. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Hooper, J.R. & A. Whyld. The Oxford Companion to Chess. Oxford University Press 1992, p. 206.