Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
24
The Sun, Moon and Stars
Psalm 8:3-4
“When I consider thy heavens, the work of thy fingers, the moon and the stars, which thou hast ordained; What is man, that thou art mindful of him? and the son of man,...
What is the most awesome show of God’s power? It may not be what you think. In Psalm 8:3 4, the psalmist is led to exclaim, “When I consider Your heavens, the work of Your fingers, the moon and stars...
RSS
share

Fabricantes de piedra

Efesios 2:8-9
"Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios. No por obras, para que nadie se gloríe."

Algunos laboratorios modernos y sofisticados han producido muchos materiales especializados con sorprendentes cualidades.  Sin embargo muchas criaturas fabrican materiales cerámicos que son más fuertes y resistentes.  Si una rajadura empieza en una pieza de cerámica, al pasar el tiempo ésta crece.  La misma rajadura no crecerá en una cerámica hecha por una ostra.

Los cuerpos humanos y animales forman dientes a medida para una variedad de propósitos.  Cuando la ciencia hace tales materiales utiliza calor, químicos y alta presión.  Un científico señaló que tomaría expertos en cinco o seis disciplinas científicas para entender cómo las cosas vivas forman estos materiales.

Los científicos han estado intentando aprender, cómo hacen estos materiales duros, las criaturas que lo fabrican.  La mayoría de lo que han aprendido de ellos los dejan atónitos de la calidad de los materiales, incluso aun si han aprendido poco acerca del proceso.  Ellos creen que células especiales en el cuerpo utilizan proteínas y otras moléculas grandes para convertir moléculas no orgánicas en materiales duros.  Parece que muchas criaturas pueden controlar la formación de cristales.  Por ejemplo, en la concha oreja de mar, cristales y goma se apilan en forma de ladrillo y argamasa de tal forma que se hacen más fuerte bajo presión.  Al mismo tiempo la estructura les permite formarse en figuras elaboradas.  
        
Nuestros mejores esfuerzos humanos no pueden igualarse a las dádivas de Dios.  Nuestro mejor comportamiento humano no puede ser lo suficientemente bueno para Dios.  Solo el perdón de los pecados que viene por gracia a través de la fe en Cristo puede hacer eso.     
      

Oración: 
Nuestro amado Padre celestial, Te agradezco por haber enviado a Tu Hijo Jesucristo para realizar mi salvación. Te agradezco por Tu gracia perdonadora que me asegura del perdón de mis pecados y Tu amor. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Pennisi, Elizabeth. 1992. Natureworks: making minerals the biological way. Science News, v. 141, May 16. p. 328.