Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
18
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

Quitándole el impacto del estrés

Salmos 130:4
"Pero en ti hay perdón, para que seas reverenciado”.

Las investigaciones han mostrado repetidamente que los perros pueden ser un sedante efectivo.  Continuas investigaciones han mostrado ahora que los perros pueden aliviar más estrés y promover mejor salud que incluso la presencia de una amistad cercana.   

Un estudio en 1980 mostró que los dueños de mascotas que habían sido hospitalizados por una enfermedad cardiaca tenían un mejor índice de sobrevivir y eran más saludables que los pacientes sin mascotas.  Otro estudio mostró que los dueños de mascotas mayores tenían menos visitas a sus doctores que aquellos sin mascotas.  
        
Nuevas investigaciones muestran que los perros disminuyen la presión arterial y otras respuestas corporales hacia el estrés, aún mejor que la presencia de un buen amigo.  Los investigadores sometieron a voluntarios al estrés al pedirles que cuenten para atrás de tres en tres, luego de siete en siete, luego de trece en trece y de diecisiete en diecisiete.  Al contar, sus niveles de stress eran medidos.  Los exámenes eran hechos en los hogares de los voluntarios.  Algunos voluntarios tenían perros, otros tenían a un amigo sentado a lado.  Aquellos con amigos cerca hacían su aritmética mental más rápidamente, pero menos acertadamente que aquellos con perros.  A aquellos que antes habían hecho bien en la presencia de sus perros no les fue muy bien cuando se le quitaba al perro y se le ponía a un amigo cerca.  
        
Los investigadores explicaron estos hallazgos al señalar que los perros proveen apoyo incondicional.  Dios nos ofrece el perdón incondicional de nuestros pecados, por medio de la gracia a través de la fe en Su Hijo, Jesucristo.  Esta es la razón por la cual las Escrituras ligan el perdón de nuestros pecados con la paz en esta vida y por siempre.
      

Oración: 
Te agradezco, mi amado Padre celestial, por tu perdón incondicional de mis pecados. Si hubiese estado en mis manos el ganarme Tu perdón estaría perdido por siempre. Dame una fe más grande y una realización completa de Tu paz. En nombre de Cristo Jesús. Amén.
Notas: 
Bower, Bruce. 1991. Stress goes to the dogs. Science News, v. 140. Nov. 2. p. 285.