Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
23
After Their Kinds
Genesis 1:12
“And the earth brought forth grass, and herb yielding seed after his kind, and the tree yielding fruit, whose seed was in itself, after his kind: and God saw that it was...
How wonderful! Your dog has just had puppies! But do you now have to sort through the litter and make sure there are no baby giraffes or kangaroos? In God’s account of creation in Genesis 1, we...
RSS
share

El cerebro decepciona los pensamientos sobre la evolución

Salmos 119:130
“La exposición de tus palabras alumbra; hace entender a los sencillos”.

De acuerdo a los pensamientos evolucionistas, los humanos vienen de criaturas con apariencia de monos.  Estas criaturas con apariencia de mono vinieron de los reptiles a través de muchos cambios.  Así mismo los reptiles por último vinieron de los peces, a través de muchos cambios.  Los evolucionistas dicen que con cada etapa mayor, más partes fueron añadidas al cerebro.  El desarrollo final, y el más grande de todo, es la corteza cerebral.

De acuerdo a esta teoría, una de las partes más antiguas del cerebro es la parte muy adentro.  La evolución afirma que esta parte del cerebro, llamado ganglio basal, viene de nuestro pasado reptil.  Han descrito esta parte del cerebro como “primitivo”.  Controla cosas simples tales como el movimiento y la memoria espacial.  Estas son funciones básicas necesitadas por los reptiles.  Por supuesto, el punto de vista evolucionista de que  el ganglio basal es primitivo nunca fue investigado científicamente.

Entonces los investigadores empezaron a examinar los trabajos del ganglio basal.  Han concluido que las estructuras profundas del cerebro que se supone que deben ser primitivas son en realidad muy sofisticadas.  De hecho, estas llamadas estructuras reptiles compiten con la corteza cerebral en sofisticación.  Estas estructuras reciben datos de todas las partes de la corteza.  Y todos los neuro-químicos encontrados en cualquier otra parte del cuerpo también se encuentran en estas estructuras.  En otras palabras, no hay absolutamente ninguna evidencia de que sean primitivas.

Una vez más la investigación científica no ha encontrado lo que los evolucionistas esperaban.  El cerebro humano no se ha desarrollado al añadir partes a los cerebros reptiles.  Fue especialmente creada solo para los seres humanos. 

Oración: 
Gracias, amado Señor, por las maravillosas habilidades de mi cerebro. Perdóname por aquellas veces cuando no he utilizado esas habilidades que Tú me has dado – especialmente cuando no las he utilizado para Tu servicio. Amén.
Notas: 
Miller, Julie Ann. 1985. "Deep core of brain gains respect." Science News, v. 128, Nov. 9. p. 297.