Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
23
After Their Kinds
Genesis 1:12
“And the earth brought forth grass, and herb yielding seed after his kind, and the tree yielding fruit, whose seed was in itself, after his kind: and God saw that it was...
How wonderful! Your dog has just had puppies! But do you now have to sort through the litter and make sure there are no baby giraffes or kangaroos? In God’s account of creation in Genesis 1, we...
RSS
share

¿Tiene usted una mala actitud?

Mateo 24:12-13
“’Y por haberse multiplicado la maldad, el amor de muchos se enfriará. Pero el que persevere hasta el fin, este será salvo ‘”.

¿Piensa usted  que las personas por lo general están en busca de beneficiarse a sí mismos a costa suya?  ¿O es usted alguien que usualmente se asegura de obtener lo que usted cree es su parte, aún si es a costa de alguien más?  Las investigaciones muestran que nuestras actitudes mentales pueden acortar nuestras vidas.

Investigadores estudiaron las actitudes de 500 adultos en 1969.  A estas personas se les preguntó acerca de su acuerdo con declaraciones como, “En tiempo de crisis, las personas generalmente cuidan de sí mismas”.  Luego, basados en sus respuestas, fueron evaluadas en una escala para mostrar cuan suspicaces eran de otros.  Los investigadores siguieron a los sujetos durante 15 años.  Para 1984, 142 de los 500 habían muerto.  Causas conocidas como accidentes no fueron tomadas en cuenta.  El resultado mostró que mientras más suspicaz era una persona, más probable era que el o ella estén entre los que habían muerto.  Las diferencias entre grados de supervivencia eran sorprendentemente amplias.

Los investigadores sugieren que el alto grado de supervivencia de los menos suspicaces está relacionado con su habilidad de formar más e íntimas relaciones con otros.  Aquellos que tienen amistades cercanas viven más tiempo, vidas menos estresadas, probablemente porque tienen el apoyo de otros.

La Biblia correctamente nos enseña que todos los seres humanos son por naturaleza pecaminosos y egoístas.  También nos enseña que la respuesta que agrada a Dios ante este hecho no es la desconfianza, sino el perdón.  La voluntad de Dios para nosotros siempre es la manera más saludable y alegre de conducir nuestras vidas.

Oración: 
Señor, confieso que he sido suspicaz cuando debí haber sido perdonador. Al pedirte que me protejas de meterme ignorantemente en una situación peligrosa, también de pido que Tu me enseñes a no reemplazar el perdón por la sospecha. Amén.
Notas: 
Only the Hostile Die Young. Discover, February 1988. P.15.