Skip to content

Today's Creation Moment

Apr
19
The Days in Genesis
Genesis 1:5
“And God called the light Day, and the darkness he called Night. And the evening and the morning were the first day.”
Silently, a huge, powerful form slides through the deep, cold, dark depths of the sea. The men aboard the nuclear submarine have seen neither sun nor daylight for months, yet each one knows what day...
RSS
share

¡Ni por casualidad!

Salmos 148:7-8
"Alabad a Jehová desde la tierra, los monstruos marinos y todos los abismos, el fuego y el granizo, la nieve y el vapor, y el viento de tempestad que ejecuta su palabra…”

¿Hay tal cosa como la casualidad o la suerte? ¿Acaso las cosas suceden al azar?  Muchas personas no se dan cuenta de que la Biblia habla acerca de estas preguntas.

A fines de agosto de 1992, un tornado barrió a través de un pequeño pueblo en Wisconsin y causó mucha destrucción.  Esto hizo que sea digno de salir en las noticias.  La destrucción que trajo sobre una iglesia del pueblo recibió un reportaje especial en algunos medios noticiosos nacionales.  Las imágenes mostraban a la iglesia en ruinas.  Pero el altar seguía de pie en su lugar.  La Biblia sin ningún daño se encontraba abierta en el Salmo 77  que dice,

“Las nubes echaron inundaciones de aguas: tronaron los cielos y se precipitaron tus rayos. La voz de tu trueno estaba en el torbellino; tus relámpagos alumbraron el mundo; se estremeció y tembló la tierra”.

¿Suena eso como una casualidad?

En Mateo 10, Jesús nos dice que Dios está tan involucrado en Su creación que ni un solo de los billones de gorriones en el mundo cae a la tierra sin Su conocimiento.  El Salmo 148 nos dice que toda la creación alaba a Dios en todo lo que sucede.  Dios está tan personalmente involucrado en la creación que Él incluso instruye a cada viento en cuanto a la velocidad y dirección que debe tomar.

¿Fue solo suerte que a altar no le pase nada y que la Biblia estuviera abierta en el Salmo 77?  Dios está involucrado en cada detalle de la creación. ¡Alabemos a Dios porque no hay tal cosa como la suerte!

Oración: 
Amado Padre, Te agradezco que no haya tal cosa como la suerte ya que Tú estás tan íntimamente involucrado en la creación. Ayúdame a limpiar mi mente y palabras de las ideas paganas que tienen que ver con la casualidad y la suerte. En nombre de Cristo Jesús. Amén.