Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
02
One Smelly Amoeba
Job 9:25-26
"Now my days are swifter than a post: they flee away, they see no good. They are passed away as the swift ships: as the eagle that hasteth to the prey."
Not all dangerous predators can be seen. One of the most dangerous predators in a drop of pond water is Amoeba proteus. This amoeba literally terrorizes its one celled pond mates because they can...
RSS
share

La serpiente que pesca en el desierto

Salmos 104:27
“Todos ellos esperan en ti, para que les des la comida a su tiempo”.

La inteligencia de la interrelación entre tres criaturas no relacionadas del desierto da testimonio del hecho de que hay un solo, y todo sabio Creador de todas las cosas.  Hoy les queremos contar sobre la serpiente SideWinder (serpiente cascabel que se arrastra de lado).  

Aunque el método de movimiento extraño y en forma de látigo de la SideWinder a lo largo de la arena del desierto lo propulsa más rápido de lo que pueda pensar, no basta para agarrar una de sus comidas preferidas, el gecko.  A veces la SideWinder puede deslizarse hacia el lagarto, pero en cuanto éste lo ve, se escapa a velocidad máxima.  Entonces, es cuando la SideWinder implementa su plan “B” y recolectar un poco de “carnada” para pescar en el desierto.  La serpiente entierra todo su cuerpo en la arena suave, excepto la punta de su cola, que sobresale de la arena, aparentando ser una sola hoja de hierba.  Muy pronto las hormigas descubren esta fuente potencial de alimento en el desierto árido y empiezan a explorarlo.  Solo es cuestión de tiempo para que el gecko encuentre las hormigas-una de sus comidas favoritas.  Mientras el gecko confiado se prepara para su cena, la serpiente ataca desde debajo de la arena y consigue su cometido al comerse al gecko.
    
¿Podía la SideWinder haber perfeccionado este pequeño truco por medio de cualquier dispositivo natural? No. Sino que este es un testimonio de nuestro Creador, así como de Su cuidado de todas Sus criaturas-incluso de la SideWinder.

Oración: 
Amado Padre celestial, Tu tienes cuidado de todo lo que Tu has hecho. Ayúdanos a ser agradecidos del cuidado que tienes por nosotros no solo por el alimento que recibimos. Sin, porque también has provisto para nuestra salvación a través de Jesucristo. Amén.