Skip to content

Today's Creation Moment

May
27
Mystery Mountains Don't Have to Be a Mystery
Genesis 8:5
"And the waters decreased continually until the tenth month: in the tenth month, on the first day of the month, were the tops of the mountains seen."
There are three ways to make mountains. The movement of two crustal plates running into one another will push up mountains. Likewise, volcanic activity will produce mountains. Finally, massive...
share

¿Debería el sol girar más rápido?

Salmos 74:16
“Tuyo es el día, tuya también es la noche; tú estableciste la luna y el sol”.

Según la evolución, se debe encontrar alguna explicación para el sol, las estrellas y los planetas que no incluya a Dios como Creador.

Una de las teorías más populares hoy en día, es que el sol y los planetas del sistema solar han sido cada uno formados de una sola nube de polvo y gases que se juntaron por la gravedad.  Al ser juntado todo este material, empezó a girar más y más rápido como un gigante patinador giratorio metiendo sus brazos hacia su cuerpo.  De acuerdo a esta teoría, la cantidad de movimiento angular – que simplemente vamos a llamar “giro”- entre los planetas debe ser igual a la cantidad de “giros” que tiene el sol.
    
Mientras, cada vez más hemos aprendido acerca del sistema solar, hemos más acertadamente podido calcular esta energía.  Calculando la masa de los planetas, sus órbitas y la masa y rotación del sol, los científicos han concluido que el 98 por ciento del “giro” del sistema solar está en los planetas – solo dos por ciento, y no cincuenta por ciento, como se esperaba, está en el sol.  Así que, la ciencia moderna ha confirmado – probablemente tanto cuanto puede en este caso – que la Tierra fue creada cuatro días antes que el sol.  ¡Aquí un misterio científico para la evolución que no es ningún misterio para algunos de nosotros que respetamos la Biblia!

Oración: 
Amado Padre celestial, Creador de todas las estrellas, Te damos gracias, pues nos has mostrado algo de Tu gran poder al crear las estrellas. Ayúdanos a entender que vienes a nosotros no para darnos temor, sino Tu amor no merecido a través de la salvación que se encuentra en Tu Hijo. En Su Nombre. Amén.
Notas: 
Science News, (1975), pg. 367.