Skip to content

Today's Creation Moment

Oct
24
How to Make a "Bananatrode"
Psalm 147:5
"Great is our Lord, and of great power: his understanding is infinite."
Just imagine a scientist going to the supermarket where he picks up a banana, an antenna from a blue crab, and a whisker from a catfish. He takes these back to his lab, hooks them together and...
RSS
share

El magnífico guepardo

Job 38:39
“¿Cazarás tú la presa para el león? ¿Saciarás el hambre de sus cachorros…?”

De las 41 especies de gatos alrededor del mundo, el guepardo (cheetah en inglés) es uno de los más inusuales.  Distinto a otros gatos grandes, el guepardo no puede rugir, pero puede ronronear como un gato de casa o emitir chirridos fuertes.  Bello en su forma, el guepardo es el animal de tierra más rápido del mundo, pues alcanza una velocidad de 40 millas (64 kilómetros) por hora desde que está quieto y en dos segundos puede momentáneamente alcanzar velocidades de 70 millas (casi 113 kilómetros) por hora.

El Señor realmente le ha dado al guepardo un cuerpo de alto rendimiento.  Tiene un corazón inusualmente poderoso, un hígado demasiado grande, arterias extra grandes y fuertes y fosas nasales extra grandes para poder tomar grandes cantidades de aire.  El guepardo también tiene algo como círculos en sus caderas y hombros que giran en su espina dorsal.  Al correr, el guepardo arquea el lomo mientras sus patas se apiñan y luego se extienden.  Cuando se mueva a altas velocidades, el guepardo puede solo tocar la tierra una vez cada 23 pies (7 metros).

Mientras la mayoría de científicos creen que el guepardo evolucionó, los fósiles más antiguos del guepardo muestran un animal que es igual a los guepardos que conocemos hoy.  Esta completa falta de evidencia para la evolución, más las inteligentes características especializadas del guepardo, nos llevan a la conclusión que el guepardo es una creación especial de Dios.

Oración: 
Amado Padre, te agradecemos por la gran belleza y variedad que has puesto en la creación. Como dice Tu Palabra, Tu poder y sabiduría son ciertamente evidentes a nuestro alrededor. En nombre de Jesús. Amén.
Notas: 
Hope Ryden, “The Swift and the Savage,” Science Digest – May 1985.