Skip to content

Today's Creation Moment

Sep
23
Research Surprises Scientists With Bible's Answer
Ephesians 6:1
"Children, obey your parents in the Lord: for this is right."
Parents today are under a lot of pressure to be more "permissive" and less "authoritative" in raising their children. Research has now shown the results of this progressive thinking. In a study of...
RSS
share

Cazando con el guepardo

Joel 1:6
“Porque un pueblo fuerte e innumerable subió a mi tierra; sus dientes son dientes de león, y sus muelas, muelas de león”.

Recientemente hablamos acerca del guepardo (cheetah en inglés).  Ningún otro gato tiene tal velocidad, y como resultado, las tácticas del guepardo son únicas, especialmente ya que el guepardo no comerá nada que no haya sido recién atado.     

Durante el día, los guepardos cazan solos en las llanuras herbosas.  Esto significa que su presa por lo general lo ve llegar.  El hambriento guepardo cuidadosamente asecha a su presa, esperando no ser notado hasta que se encuentra entre 600 y 900 pies (182 y 274 metros) de distancia de su víctima.  En ese punto el guepardo entra con fuerza en una persecución, alcanzando velocidades de hasta 70 millas (casi 113 kilómetros) por hora.  Para cuando el guepardo alcanza a su presa, rara vez le queda suficiente fuerza para matar cualquier cosa que sea muy grande.  
    
El animal más grande que el guepardo cazará es una gacela Thompson de 40 libras.  Y luego de matar a un animal de este tamaño el guepardo estará jadeando por media hora antes de que pueda comer.  Durante este tiempo, cualquier león o hiena que llegue a pasar por allí puede robar la comida desventurada que el guepardo consiguió con tanto esfuerzo.   En un estudio en el Parque Nacional Serengeti de Tanzania, los investigadores encontraron que los leones secuestraban el12 por ciento de las comidas de los guepardos.

La increíble variedad de habilidades especiales que el Creador ha dado a diferentes criaturas no solo nos muestra cuan grande es Su imaginación, sino también Su cuidado por el balance en la naturaleza.
   

Oración: 
Amado Padre Celestial, Tu personalmente le has dado a cada criatura dones especiales y un amor personal. Oro por que me ayudes a entender más claramente y usar mejor los dones que me has dado. En nombre de Jesús. Amén.
Notas: 
Hope Ryden, “The Swift and the Savage,” Science Digest – May 1985.