Skip to content

Today's Creation Moment

Feb
22
Beauty from Brokenness in the Mountains
Isaiah 61:1-3
“The Spirit of the Lord GOD is upon me; because the LORD hath anointed me to preach good tidings unto the meek; he hath sent me to bind up the brokenhearted, to proclaim...
It is both a privilege and a joy that I get to take people to see sights around Mount St Helens. The other day, I took a school group into the Lava Canyon. As the river cascades violently over a lava...
share

El secreto del pan de abeja

Números 13:27
“También les contaron: ‘Nosotros llegamos a la tierra a la cual nos enviaste, la que ciertamente fluye leche y miel…”

El pan de abeja es un derivado altamente nutricional, hecho del polen por las abejas.  Los científicos han entendido por algún tiempo que las abejas trabajadoras que acaban de emerger de la colmena deben comer pan de abeja para que sus glándulas puedan producir alimento para la reina y las larvas en desarrollo.  Sin embargo, las abejas trabajadoras más viejas subsisten solo con la miel.  Así que los científicos sospecharon que el pan de abeja debe tener un valor nutricional más alto que la miel.
    
Ahora, luego de un arduo trabajo, los investigadores han aprendido como se hace el pan de abeja.  Incluso cuando las abejas coleccionan el polen, empiezan a trabajar en la receta.  Ellas añaden secreciones de glándulas especiales, así como microorganismos que producen enzimas que expulsan un número de nutrientes importantes del polen.  Se añaden otros microbios para producir antibióticos y ácidos grasos para prevenir que se dañe.  Al mismo tiempo, los microbios indeseados son removidos y las abejas añaden miel o néctar al pan para que éste se pegue.   
    
La receta de las abejas para el pan de abeja involucra un conocimiento altamente sofisticado de la microbiología, química nutricional y la bioquímica en general.  Por lo tanto la ciencia moderna nos requiere absolutamente rechazar la idea de que las abejas y su cultura evolucionaron por una mera coincidencia y fuerzas naturales ignorantes.
    
¡Solo un Creador perfecto pudo haber hecho estas maravillosas criaturas y les pudo haber enseñado cómo hacer pan de abeja!

Oración: 
Amado Padre, Te agradezco por el regalo de la miel y por crear claras indicaciones de Tu obra como Creador que no puede ser negada. En nombre de Jesús. Amén.
Notas: 
I. Wickelgren, “Scientist solves the secret of bee bread,” Science News, Nov. 5, 1988.